jueves, 12 de octubre de 2017

AMANECER

                                                 SER OTRO

Es otro...Sólo ahora siento y sé que es otro, también con el cambio, no de día, sino con la transformación entera de mi ser, de mi conciencia, de mi capacidad de hacer...

sábado, 23 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE 23

                                                        ¿LA VUELTA?
De regreso...Hay ciertas figuras de nuestro ser, que hemos creado y nos han creado, pero también son nuestra herida e invalidez al provenir, no de la mirada o de la experiencia directa del mundo en torno nuestro sino de lo aprendido, de ideas no vividas y por las cuales cambiamos el vivir real, así éste fuera precario. Regreso y recomienzo, a lo invalido y hacia aquello que debemos volver a validar. Vuelta que debe ser encuentro y construcción de un nuevo Alcázar interior.

jueves, 24 de agosto de 2017

ESTADIOS.

                            DE LA MENTE A UN SOLO ACTO

Un actuar en lo vivo inmediato, que se detiene por carecer de una auténtica realidad interior. No se lo hace porque se halla, o está en una subjetividad que se aleja de toda fuerza espiritual, o que pueda acudir a alguna trascendencia: quietud en rejas de lo imaginario y del temor...

viernes, 1 de julio de 2016

EXÉGESIS A TRES POEMAS DE HUGO MUJICA.

                                                    "FULGOR DE LA AUSENCIA"

¿Desciende a nuestras manos lo trascendente por el  manantial de lo inmanente, de lo elemental? Tres poemas de Hugo Mujica, aquí para intento de exésis,  en continuidad que intuímos dede el signo de su aparecer entre lo instantáneo vuelto atemporal. Mas toda exégesis de algo que se da entre lo vivido deviene en negación suya, para el alejarse de  ese "algo" desde la  Vida sin determinaciones. Realidad que al invertirse enseña su verdad, y verdad que se muestra en el ocultarse delante de toda distinta realidad. Contemplar y ser visto; oír y ser seguido en escenarios de la emoción  pura, si  aquello que se ha adueñado de nosotros, es de lo único de lo cual nos es dado afirmar que somos dueños:"Puertas al campo", así y a la vez, los  círculos que en toda vida van cerrándose al abrirse. El estar "ahí" de lo exterior o ajeno, resuena en lo nuestro más íntimo, que hace posible un diverso ver. Sus títulos aluden a: 1.- Un estar que es un ofrecerse: "Lo abierto";  2.- Un llegar o un venir de "algo" hasta nosotros: "El anuncio" y, 3.- Instancia que se afirma de cara a sus  oposiciones: "Afueras". Éste último apunta a un "dentro de...". Entre la inmovilidad de su vértigo, dicen: :
1.- LO ABIERTO:                     Cae quieta la lluvia,
                                                                 lo abierto mana.

                                                  Cae la lluvia, cae sobre
                                                  la espera,

                                                  en la caída la lluvia es su camino
                                                                     y el camino  su llegada.

                                                 Hay que osar lo abierto y la caída
                                                                    el desierto de la sed
                                                                               no la sed del desierto

2.- EL ANUNCIO:                 Raro relámpago del
                                                instante,

                                                brilla y ciega sobre
                                                                   un plato vacío.

                                              Hay  que acoger el fulgor de la ausencia


                                              se refleja
                                              el don de lo que no está
                                                                  en cada cosa que creamos.

3.- AFUERAS:                     Puerta en medio del campo
                                                                  lindero y puente entre dos afueras.

                                            El borde del salto no es una orilla, es la vida
                                                                                                al borde de la vida
Los reflejos: todo anuncio implica un Emisario, y si al caer la lluvia hace desde sí  su camino, también crea dentro nuestro un surtidor en  la "espera" como la más alta categoría humana. No se es porque se es, sino porque se va siendo...Así, la lluvia al caer es su propio camino, y el poema al crearse dispone el suyo también. No un juego de palabras será decir que la lluvia asciende, pero si una transposición de lo humano al adentrarse en su caer y haber caído, como el caminar convertido en cifra, y el paraje exterior al cual haya de caer, la recibe en  duelo del descenso vuelto elevación, si un manantial puede pasar por sobre el puente. Llegar será invariablemente un haber partido; estar ahora desde sí, como en un plato blanco y vacío, tal vacío será llenado por lo blanco: ¿Dónde el don...?Los vocablos: "cae", "instante", "orilla", "espera", "salto", "don", reflejo"...Es esta la vía de la enunciación por la mirada, o de la percepción desde una comprensión del mirar como acogida. El ascetismo de toda presencia está en su abundancia, cuando  se le aproxime otra ascesis que busque -linedero para el salto- hacerse suyo.

domingo, 19 de junio de 2016

LOS POEMAS DEL INVIERNO, de MARIO RIVERO

                                               NOTA DE J, G, M, 
                                 A LA EDICIÓN EN GOLPE DE DADOS

A la poesía de Mario Rivero llegan LOS POEMAS DEL INVIERNO como una estación que es también una edad, en cuya luz se unen las imágenes y el pensamiento. Con su venida desciende la belleza de la serenidad, la paz de la certeza, de la aceptación, de la final desprotección y el aislamiento esenciales a la vida. Van al recogimiento, en el cual se abren las palabras al interior de los seres o a su vida secreta, sola y única, el amor que ya es duelo y hace que el verso esté en comunión impar con lo oculto, callado o sagrado en el hecho de vivir. En las gotas de lluvia, igual que en la caída de la nieve, habitan el sosiego y la entrega de quien sabe que a nada pertenece, o tal vez sí, pero a algo que lo excede. Es su región lo blanco y van a una transparencia, la del desprendimiento, a  donde acaba la experiencia poética.

APÓLOGO CHINO

-"Dijo el amigo al amigo, sobre el puente: mira qué alegres están los peces en el río.
El otro replicó:
-¿Cómo tú, no-pez, conoces la alegria de los peces el en río?
Y el primero respondió:
-Por mi alegría sobre el puente".

martes, 17 de mayo de 2016

HACIA EL POEMA

                         CÍRCULO

Una
Llama sobre la mesa.

Desde antes de nacer  un sentimiento hay...

Candelabro del
Bronce de las razas antiguas
Para el rito.

Y la mano, los ojos, la superficie, una pluma, objetos...

Una
Mesa que ilumina una llama.

Como palabras,
Guijarros del sendero mirados por ir de algún peregrino...