viernes, 31 de agosto de 2012

SENTIR

El sentir, todo sentir (sea en respuesta al mundo, sea que desde el inconsciente aflore), cobija cada acto o acción -aún aquellos que en apariencia, o en la inmediatez. se dibujan tras un telón hostil, se dan en el tablado de la hostilidad ante alguien o algo-, con un manto de no pertenencia a "eso" -presencia o instancia- del mundo, o a "eso" inmediato... Vive por y desde sí, buscando hacerse fracción de lo esencial de aquello, entonces, que se ha puesto delante suyo, así sea para su negación: no verlo, no seguir el signo de su senda, si da la vida al sino del callar, la imprecación o la incomunicación, que son no comprender, por una materia que le es extraña.

Queda el sentir, que si se ha replegado en el Sentido, habrá de desplegarse en las tonalidades todas del Sentimiento. Sentir o Sentimiento. Abismo o firmamento...Firmamento y abismo  en la persona como portadora de "lo indecible o intransferible". Entonces el actuar engendra el equívoco: la aridez que se vierte hacia lo humano más puro y más desconocido. El silencio devela las señales de aquello que se ha rebelado en las palabras: aceptación, ya en el Sentimiento, y lejos del Sentir, gracias al cual se han abierto los ojos, si primero los cierra, como en el "amar", distinto del amor. ¿Cuál paisaje se abre bajo un firmamento, creado por haber sido antes aguardado?

Lo más entrañable iría, acaso, hacia el extrañamiento, al compartir un mismo Cosmos a la vez hecho de imperativos inconscientes, como de la donación de sí por la consciencia. ¿Saber de algo? ¿Ser ignorado por ese algo que no puede saberse? Hay siempre un canto de alabanza y un duelo, un enaltecimiento que toma de su mano al vencimiento, aunque sólo para sus propios alianza y alimento. En el juego entre los dos términos -Sentir y Sentimiento- está el ser dueño de sí cuando se ha perdido ya el centro de sí: razón o suelo firme -como únicos- para que germine o aliente lo esencial...¿A donde ir, entonces, cómo permanecer, estar, seguir o ser una presencia que, al fin de todo, acoja cuando ha dejado de estar, allí delante, la acogida...?

CREARSE...A SÍ

A SÍ

Tres
letras desde
los siglos en las venas
los ciclos de los signos
desde
sólo tres letras: a sí...

¿Cuál grabado
de sombras
en la piedra del ara
de la oración del vuelo
de una hoja al caer sobre la piedra?

¿A sí mismo crearse desde su mismo ser?

jueves, 30 de agosto de 2012

CREARSE A SÍ MISMO

¿Creación desde el propio espíritu o desde el lenguaje heredado? El primero no se inscribe del todo en la Cultura, mientras que el segundo la define, y al hacerlo nos fija...Sus "poesías son a su turno testimonio de su saber -apunta W Vordteriede, de la obra de Rudolf Borchardt-, " y añade el verlo como parte que de una estirpe espiritual, que por su sola relación con un lenguaje al cual ya se  le ha dado la tensión  de la exprsión, recibiéndolo  de otros autores que ha que ha conseguido, no intelectual sino afectivamente, hacer ya suyos: devela su concepción de la vida tras la formación personal. Se crea al ir a algo ya creado desde fuerzas ajenas, pero cuyo manantial debe ser idéntico, no en el solo suceso de "ser humano", y por la marca de "época" que indica a lo intemparal. Aquí abre un diálogo con la Historia, con la Crítica y con la Filosofía.

Así, apunta W Vordtriede de Borchardt: "El extenso trabajo `Loa años de aprendizaje de Hoffmannsthal´ (1930) se escribió propiamente como el primer capítulo de una biografñia espiritual de Hafmannsthal. Es explicable por qué esta biografía no pudo terminarse. Pues entre tanto dicha biografía se le convirtió en algo distinto, en una discusión polémica con Stephan George. Se trataba aquí de dos ideales de la vida de Borchardt. Frente al poeta maduro había algo además del ideal de la restauración creadora, había una meta más ante sus ojos, o sea, educar por medio de la gran poesía, dominar las pasiones de tal modo que ellas pudieran grabar, de manera no retórica, en la nueva generación el secreto de la nobleza de su alma".

Así, a través de una lectura en la cual las derivaciones del sentido no desvían el nacimiento de un poema, se abre a la zozobra de lo increado en sí, para darle validez delante de las formas creadas de la Vida, la Persona yel Universo, como ocurre con su lectura del sigiente poema de Eichendorf:

Lo firme de la tierra se disipa,
El río se libera,
y va fluyendo susurrante
del mundo la ceguera.

Se limpia de la frente, la garganta
de profundos sollozos,
la pobre alma de la noche quiere
llegar hasta nosotros.

miércoles, 29 de agosto de 2012

RAZÓN POÉTICA Y ACCIÓN

Por la Razón Poética, todo acto de ir hacia la dimensión expresiva, es un acto de creación de sí mismo, en la conciencia plena, tanto de la ausencia de finalidades -el vacío-, como de la ausencia de respuestas -el abismo-, desde los cuales los recursos y medios interiores (de mirada en torno y comprensión) han de ponerse en movimiento, aún y paradójicamente, entre el hallarse suspendido en la inmovilidad. Todo en torno carece de horizonte -de donde la parábola del bosque cuyo guía sólo enseña a permanecer en su centro, sin buscar salida alguna) y sustrae las fuerzas para un sólo "estar" y ser conscientes. Aquí vendría el asumir un sistema coherente de desplazamientos, entre la urgencia y el llamado de cada hora inmediata, con su imperio y su necesidad. Todo en el marco de la oposición:

De no poder
a un poder hacerlo
en la línea que invisible
separa lo consciente de lo inconciente,
al tiempo que logra unir debilidad y fuerza...

Pero la superficie de nuestro mar interior debe permanecer serena, y si en ellas se alza un oleaje contrario -la angustia-, en su fondo debe preservarse esa serenidad, dede la cual se hacen posibles el decir y el asumir, el ir y el ofrecerse a ese sólo ir -pero ya en el marco, no de un conocimiento sino de un sólo y único Amar-. Lo ´hasta aquí dicho puede sonar a teoría o doctrina inpracticables, pero la vida misma, al despojarnos de sus postulados, nos lleva con sus presencias hacia el mundo, y nos devuelve a nuestro ser íntimo, que alienta entre contrarios y contradicciones. Ir hacia aquello que- en lo inmediato, tangible y visible- alcanza a herirnos...:

Percepción
del instante en el aire
aún en el espacio, del momento
de vida y agonía al unísono.

Ser por No-ser,
Estar por no hallarse estando,
sin armonía con el fluír de toda realidad
-interior y exterior- en esa superficie ajena de la luz
que dibuja  los objetos y sus contornos, entre las sombras
del avanzar y del irse del día.

lunes, 27 de agosto de 2012

"ES AL ATARDECER CUANDO UNO SE ALEJA..."

Los días comienzan y van a su final. ¿Es en este final donde se cumple la esencia del comienzo? Antes del fin, hay un estado crepuscular, a la vez de despedida y de saludo, de gozo y de duelo, así en ese gozo haya dolor...Los días -un día- comienzan, y van viajando, no por entre las horas sino por entre los actos, y éstos son estados de conciencia, estadios del setimiento o círculos mentales que nos ponen, a través de las cosas, en contacto íntimo con nuestro ser. Y en ese contacto está nuestra "Verdad", que va también de la mano de dos seres interiores, las palpitaciones del corazón como la misma vida despojada de todo, y la angustia como conciencia plena de sólo ser: "el corazón olvida el por qué de su angustia".

Ese por qué de "ser", carecerá siempre de la respuesta que de "sentido o dirección" al hallarse en sí mismo de cada ato. Y la razón no sirve: el pensamiento es una tela "de araña" o está preso en su fragil pero eterno tejido. ¿Sólo estar? Alba y ocaso. Al mediodía obedecemos al llamado, pues, desde algún lugar hemos sidos convocados a ese -a este-  instante, que es presente y se da al unísono con su desaparición. ¿Cuál es la condición de ser viajeros, tanto por el espíritu, la vida y las horas? La conciencia no es indicación de una finalidad sino revelación de la eternidad de lo instantáneo, dónde y cuando se abre nuestro alentar pleno a aquello que desde algún lugar o paraje de lo espiritual y de lo afectivo, en profundidad somos. Y ello lejos de toda relación utilitaria con lo exterior del mundo.

Alejarse es también acercarse, como dejar es también obtener. Y la angustia es la forma más clara de todas las que pueda tomar el Sentimiento. Sentimiento es sentir; sentir es sentido, sentido es estar y estar es, otra vez, "ser..." para actuar desde alguna profundidad esencial del corazón, el alma o del espíritu: ir hacia la Trascendencia. ¿Cómo la angustia ha devenido del temor de la desprotección, o se ha engendrado por la incertidumbre? Intuímos que debe ser y lo es, o lo será , sí y así, al fin, cubriéndonos entonces, desde el amanecer hasta la caída del sol la:  NUBE DEL NO-SABER...

viernes, 24 de agosto de 2012

EN EL SOLAR DE LAS GRACIAS

¿Facultad poética? ¿Verdad de existir? ¿Sufrimiento de ser? Sólo el sentimiento alcanza a ver del otro lado del aire a unos ojos invisibles; hacia ellos se ha vuelto, y se vuelve,  como los altos juncos pálidos, cuando a orillas de un lago se reclinen, unos sobre los otros, para danzar al silencio  de los labios que, en ese mismo rostro imóvil, van -están-  con esos ojos. En la orilla, en un delgado y débil sendero, hay todavía unos pasos que se hurtan a su propio dolor, cuando al presentir que eran mirados, que eran seguidos desde lo invisible, quisieran comprender...

Ver
a otro cristal
de este lado de ese mismo cristal

La nostalgia ignora lo ausente para saberse nada más a sí misma, como lo ausente puede saber de sí sólo por la nostalgia. En los atardeceres las golondrinas se juntan en bandadas oscuras que ocultan el firmamento al pasar, por un instante, ese enigmático instante de lo eterno, cuando la obediencia era o es ofrecimiento, y éste elevación. El abismo también tiene linderos en lo infinito... O en la ensoñación de la alegría y la angustia.

El cielo
que mira dese el cielo
a lo celeste
es una caravana en el desierto

Había iniciado ya su término; había dado témino a su iniciación, así en la piedra, de súbito, se abren unos pétalos. Se imagina en la urdimbre de llamados y ecos. Pero del otro lado del aire, la facultad poética, la verdad de existir, el sufrimiento de ser y estar consciente, saben al fín que en el aire hay otras presencias, únicas y últimas, si también transparentes: objetos,  cristales, prismas, duelos,  palabras, manos, pétalos, armaduras: el tacto, el llanto, el callar y el iris de una Gracia.

jueves, 23 de agosto de 2012

UN POEMA DE PÄR LAGERVIST

Seminario MONTE LU, sábado 25 de agosto. Una lacónica palabra de este poema -más bien un giro- en su verso inicial: se "aleja"...De trás de éste giro la circunstancia del "yo", al cual se añadirá el "pensamiento". Y luego, como verso independiente, el "abandonar". Es el espíritu de una figura intemporal  de lo poético -el desasimiento y la levedad-, en una circunstancia íntima y situada: el "viaje", que aún describe la existencia toda. Lagervist, poeta sueco contemporáneo:


Es al atardecer cuando uno de aleja,
a la caída del sol.

Es entonces cuando se abandona todo.

El pensamiento recoge su tolda de tela de araña
y el corazón olvida el porqué de su angustia.
El caminante del desierto abandona su campamento,
que pronto desaparecerá bajo la arena,
y continúa su viaje en la quietud de la noche,
guiado por enigmáticas estrellas.
                                                P. L.

¿Por qué se va a la poesía como interpretación del Destino hunmano, cuando existen la Filosofía, la Metafísica o la Teología, la Ciencia o la Historia? Porque, desde el Misterio, la Poesía es compañía íntima y explicación cordial, transmutación tanto como, para la persona, hálito e indicación en su senda intransferible...

martes, 21 de agosto de 2012

DESDE VLADIMIR HOLAN

¿Cuando un camino se entera de las huellas dejadas en él, ¿podría amarlas? Aún: ¿qué es el rostro de alguien; y ese alguien quién es tras de su rostro?

-"Camino es abandono, nunca hallazgo.
Sin rostro ya la flor, la torre,
y el cuadro despintó toda apariencia"

Al dar un paso, no vamos hacia algo, sino que algo hemos dejado atrás, y por ello en el corazón se alza, no la espera de un llegar, sino el duelo de un haber sido separados... Y es la apariencia  el Norte que, al cabo, se ha perdido del lienzo o de nuestro sendero: torre, flor, rostro, amor...: pérdida por encuentro y éste por desaparición. ¿Cuándo una presencia es cambiada por otra?

-"Puede que el tiempo nos preceda
y que con su vigencia marchitable
perturbe un poco todo aquello
que destruímos con el ciego amor"

¿Cumple el amor la misma labor destructora del tiempo? Ciego amor que la contempla al no darse en él mirar alguno, sino el sentir que se sabe nada más a sí mismo. ¿Se amaría y para sí el solo amor, olvidando eso "otro" hacia lo cual el arquero -el tiempo- lo ha lanzado? ¿Dónde el Yo nuestro? El camino y el tiempo, el amor y la conciencia carecen de las líneas de un rostro...

-"Nuestra esperanza reside en esto: estamos casi, casi
más allá del límite de la última realidad.
Pero junto a la conciencia que se desvanece,
se encuentra precisamente la conciencia
cuyos `cambios´continuos permanecen...

EXPRESIÓN CREADORA

¿Crear en poesía es obedecer a un llamado, a un abismo o a una señal, aún a una imposibilidad? La creación del poema, o de alguna otra forma verbal artística, venida de la interioridad, del alma o de la experiencia poética, no es comunicación sino expresión. Un dar forma a la materia afectiva que, en la relación última con nuestro yo y con el mundo, se produce en una instancia anterior al lenguaje. Puéde llamársele  de la emoción, de la intuición o de la visión, aún de la sóla percepción del sentimiento que aflora desde el secreto del inasible fondo esencial e intemporal nuestro...

 Alguien siente algo y quiere fijarlo en palabras que sean el equivalente correlativo, no del suceso, sino de la tensión interior en la cual se halla. A alguien le es necesario dar forma verbal a un estremecerse indefinido ante algo, y desde lo más auténtico de sí, y lo hará únicamente a través de la melodía del lenguaje, y de la imágen analógica. La correspondencia es sentimental y racional, por el sistema de mensajes desde lo indecible, que lo humano, entre un abandono de lo real en torno, da a las palabras. Sentido del sentir y sentimiento de lo ausente de un Sentido. Ella misma podría llegar a serlo, si se transmutara en lo espiritual, en lo imaginado, en lo invocado o en el lo evocado.

Se está, sí, en un círculo de nostalgia, de intensidad o de sufrimiento, aún, se dijo, más propiamente de  ausencia, que se revela al mundo interior consciente tras la mirada a las cosas y aún en ellas, sólo que en un alejamiento de sí, el cual hace que esa nostalgia derive en  invalidez o en  silencio, una y otro como tierra fértil para que nazca la primera palabra del poema, y con ella se transmuten en "verdad" ante otro ser,  el mundo o la vida,  no sólo el estadio afectivo, sino el estado de conciencia en el cual se está.

Entonces, escribir deviene en un acto "necesario", ya que sólo por él,  ante nuestra mirada vuelve a alzarse una imágen armónica de nuestro ser, de nuestro vivir en el instante, y aún del sobreponernos a ese alejamiento que, despues de ser también  de los otros, es de la vida misma. Se retorna al diálogo. En la espera blanca aparece un paisaje, en la página unas letras como en los labios unas palabras de carácter letánico. De lo inconsciente aflora un estado de ánimo y de alma, así como una vía cordial de sentido y razón, a nuestro ser en el desvalimiento -también haber sido  despojado- que lleva a al orden del mundo y de la existencia desde la creación poética, y con ella a nuestra incomunicable, indecible o irreductible "verdad", entre el vació -lo vacío- de la conciencia dejada en soledad ante sí misma.

sábado, 18 de agosto de 2012

LAS COSAS Y EL ALMA

La  sesión del Seminario MONTE LU del sábado 18 de agosto se inició con la pregunta: ¿qué nombre dar a lo que nos sucede? Una primera y vaga respuesta es: "cosas"... Éstas pueden tener una condición precisable en lo exterior, y otra imprecisable en nuestro interior. Lo decible y lo indecible, pero desde el universo de "las cosas" que nos rodean, hay otras que hacen nuestra experiencia afectiva o racional de nuestro yo y del mundo. Todo en el marco de la postulación de María Zambrano con el:  HACIA UN SABER DEL ALMA, en la cual ésta es interioridad,  que en su seno lleva un palpitar (corazón), para con su sentido orden dentro lo "real". El alma, por "las cosas", se abriría a un "camino de vida" por una determinada tensión emocional de percepción del propio vivir, instancia ésta última a propósito de la cual se citó al poeta argentiNo de hoy, Roberto Juarroz.

Están las sensaciones, con las ideas que abriguemos de las cosas al ir hacia ellas.Todo, igualmente, en el marco de la "persona" con su dimensión íntima. Sentimiento y visión, para un actuar dentro del ámbito de "las cosas". Sólo así alcanzaremos en algo lo que somos, lejos de toda concepcion apriori, o en el círculo cerrado del solo y único sentir nuestro, se desde el cual se generan el decir y la creación del poema. Entonces, desde esas mismas COSAS (término ganado por la Fenomenología y su "ir a las cosas mismas"), el alma se halla ante los senderos del encuentro de sí a través de lo otro, o de las presencias, como asiste a su propia creación en cuanto fragmento del Ser y esencia de la Razón Poética, que por el vivir más inmediato va hacia su verdad:

"Sentí que iba a anudar las dos puntas de la cuerda rota por mi viaje. Cuerda que no es otra que la palabra `Poesía´, que la palabra `Vida´ ¡Qué alegría tras alegría! ¡Qué alegría mi vivir de ese instante"
                                                                      Maribel Pumarejo Olivella

"Cuando llegué al punto de encuentro el afán se había ido... Sentí `Hyggelige´; ya no esta el frío que tuve al salir:  casa, ánimo, calor, encuentro, entrar..."
                                                                         Juliana Acero

"Acaso el mismo panorama, los mismos eucaliptos, la misma altura escalonada del ciprés; el mismo caos y extravío de los hombres, el mismo cielo anubarrado ante unos ojos que ya no alcanzan a sentir. El curso sigue, sin embargo, y en lo que siento mi condena, también encuentro mi camino, los caminos: el mástil de la acacia, la brisa que subsiste de un antiguo resplandor.
                                                                                Felipe Vaughan

"La cuerdas de la vida templadas por una mano ajena: ¿qué decide este hado? Juego, tiro los dados esperando el perno que gira y romperá las cuerdas. Sólo la tranquilidad que proporciona acercarse a sí mismo en este reducido espacio que parece el destino. ¿El azar?
                                                                                       Lida Ortegón

CRUCE DE CAMINOS

Se está en un lugar, donde hay algo, y se va hacia otro, donte está alguien. Sería el "llamado", pero unca el abrazo cumple aquello que el próximo encentro presagiaba..."Je me souviens des paroles d´Agur, fils de Jaké, et des choses qu´il déclare les plus incompréhnsibles  et les plus mervelleuses: la trace de l´oiseau dans l áir et la trace et la trace de l´homme dans la vierge", escribió H. v Hofmannsthal en las lmárgenes de un libro en francés que leía durante un viaje por Italia.; el pájaro en el aire y el hombre en la selva virgen... Cielo y tierra se encuentran y penetran desde una "mirada". Cuanto ésta ve, se esfuma, pero no lo consignado... En la selva y en el aire nadie ha trazado camino alguno, aunque en la segunda y en lo humano se da el buscar. ¿Pero era ese algo y lugar nuestro existir, como ese alguien nuestros espíritu y sentimiento?

Y anota Hofmannshal: "Pero lo cierto es que el andar, el buscar, el encontrarse de algún modo, forma parte de los misterios de Eros. Es cierto que no son únicamente nuestros actos los que empujan hacia adelante nuestra torcida senda, sino que también hay algo que nos llama, que parece estar esperándonos siempre, en cualquier sitio, y siempre anda velando..." ¿Una Certeza, o un Asidero; una Presencia,  o Verdad? Ha mirado algo amarillo; lo ha perdido sin saber qué ni cómo era. Resta una tarea para ser cruzado por lo esencial: "Juro que reconoceré -concluye- ese tono amarillo no importa dónde ni cuando vuelva a encontrarlo, pues era más suntuoso que el amarillo de los azulejos de la antigua Persia, más espléndido que el amarillo del tulipán amarillo..."

miércoles, 15 de agosto de 2012

EL MONTE LU EN LLUVIA Y NIEBLA

Adaptación del escrito de Chantal Maillard  sobre el ideario María Zambrano, como horizonte de meditación en el Seminario (dictado a próximos o iniciados) que de aquel paraje toma su paisaje, sustancia y su nombre. Se realiza los sábados, en Bogotá de 10 a. m. a 12  m. (Informes: 3162313253, o 3144751414:

El monte Lu en lluvia y niebla,
El río Che muy crecido.
Fuí allí y regresé.
El monte Lu en lluvia y niebla,
el río Che muy crecido.

Cobijado por el apartado MISTICA, dice: "Se trata de un movimiento de ida y de regreso, de salida o èpojé´ de lo supuestamente conocido, y de regreso de aquella `realidad´de donde se ha partido, pero con la conciencia de los límites de aquellas palabras mediante las que se la volverá a nombrar. El proyecto es un camino de des-conocimiento en el sentido iniciático del término.

De manera más esquemática, este `ir y regresar´podría describirse de la siguiente forma:
1o) Negación de la `realidad´de lo `dado´ tal como se nos presenta: la `realidad´ (en su  sentido variativo) está `más allá´del fenómeno.
                                             (A= -A).
2o)Afirmación de la contradicción: la `realidad´ de lo dado es a la vez lo que se nos presenta y lo que no se nos da en lo que aparece: la realidadestá más allá y a la vez está siendo el propio fenómeno.
                     (A=-A y -(-A), o sea que A= -Ay A).
3o) Reafirmación de la `realidad´de lo dado por hacerse presente en ello lo que no nos es dado directamente: lo que está `más allá´ se integra en el fenómeno. El fenómeno es el lugar de aparición y el aparecer mismo".
                                           (-A = A).

Ch. M.




LIMITE E ILÍMITE

RAZÓN QUE HA NAUFRAGADO

Para el "Seminario Monte Lu": diferencias entre "recuerdo" y "evocación": decir es callar, y el callar lleva en sí un decir...Está aquella célebre postulación del Pensamiento Débil: "Cierra los ojos y mira...":

Del otro
lado de una ventana
"algo".
De este lado de la ventana:
el cristal...

Y en la mar alta el fondo de la mar; hay que esperar hasta la media noche, en vela, para subir al puente, donde una ola puede hacer que desaparezca quien ha logrado llegar hasta allí. entonces es llevado, otra vez,  hasta él.

Aleteo
de labios
en las huellas del polvo.

El toque de una campana antes del amanecer es ya el amanecer del aire como espacio, del viento como tiempo, aún del fluír de la sangre, si es la savia, como un retornar, no como un ir, cercanía y lejanía: la primera en lo lejano que nos ama; la segunda en lo próximo que se ama:

Al lado
de la senda
está el lago, y entre
sus juncos,
súbitos, unos ojos de plata.

Ese árbol oscuro entre la luz de transparencia pura de las noces de luna, entre la soledad y compañía de sí de la naturaleza: es espera a la espera, que es lo esperado por quien ya no espera, que es lo no esperado por aquel que sólo espera. ¿Se podría seguir el intangible -desde la mirada y el mirar- dibujo de unas nubes...Se podría seguir el rostro de lo azul que apenas aparece?
J. G. M.

martes, 14 de agosto de 2012

DE HERNANDO VALENCIA GOELKEL

TEMOR A LA LÍRICA...
¿Poesía o Lírica ante emoción y mundo, sensibilidad, visión o historia como opuestas a la conciencia poética, ajena a alguna determinada e inmediata función? "La lírica nunca ha sido popular; hay mucho de verdad en aquello de que el poeta escribe para los demás poetas. Me parece que hay dos razones para ello. Una, el carácter áspero, exigente, de la comunicación lírica. No voy a pretender que la relación entre poesía y lector debe establecerse como si el poema fuera algo totalmente cerrado y concluso, y el lector una conciencia tan sólo, una subjetividad pura. Pero sí que la lírica ofrece muy pocas mediaciones, muy escasas aproximaciones. No hay instancias sociales a las cuales acudir; no hay tampoco instancias conceptuales; en rigor, no existe una `poética´ aplicable a la lírica. Son pocos los instrumentos de que el lector dispone para juzgar o para escoger; además, tiene que hacerlo, y es bien sabido que pocas cosas hay que susciten rencor como la necesidad de la elección, de la escogencia personales.

`La segunda razón sería que la lírica es un género crepuscular. No se trata,insisto, de una autonomía integral por medio de la cual sólo en sí misma se hallaran las claves, los signos, los sentidos. No: la lírica también, como la novela o el teatro, nos refiere a un mundo. Sólo que se trata siempre de un mundo caduco. Cuando la lírica transmuta poéticamente las ideas, las costumbres, las creencias, los afanes de una sociedad, de un período (y toda gran lírica lo hace soempre) es porque ese repertorio está expirando. La poesía hace entonces un enorme esfuerzo de inelección, un trabajo de síntesis desmesurado, para decir: todo esto fué...La lírica es elegíaca; en ella las cosas y los seres y los instantes aparecen con una intensidad perfecta. Pero se trata de la perfección de lo concluso; a lo caduco le confiere la lírica una final realidad esplendorosa, pero es su realidadúltima. Los hombres, los pueblos, los amores no comienzan con ella sino que en ella concluyen: es su última transformación, su más exaltada metamorfosis.

`Esto lo saben o lo atisban las gentes y por eso la temen o la odian y, resentidamente, la deforman y adulteran. Tienen buenas razones para ello: no se debe mentarla soga en casa del ahorcado. Por eso la buena poesía vive mal y sobrevive bien"
H. V. G.

domingo, 12 de agosto de 2012

DHYÂNA

Es una hoja...Si toda letra termina en una queja... Se es. Se está. En las palabras hay letras que, también, son cifras; letras que, por su colocación, podrían salir de la palabra y, primero, nombrarse, para luego ir a otra palabra, en la cual deja de ser cifra para hacerse señal. También se intercambian, y ese es su intemporal duelo, como en el más antigüo TETRAGRAMA. Va a otra palabra en cuya línea el decir se ignora y se hace "saber". Entonces dice lo que no puede ser dicho, escrito, ni pronunciado, ni sabido. Es, tambien, como la pluma de las alas de un ángel que pasa de una jerarquía a otra, y cuyo solo sostén es el AMAR: una hoja... Está atenta a su "fin de los tiempos", que es el hallarse en una enunciación de la razón. En las palabras, las letras hacen una sílaba que es  pauta o sentimiento en la partitura de unos labios cerrados ya... Pero la hoja no cae sobre un césped sino en el seno de la plenitud de la Nada. La letra, como inicial de una palabra, puede ser dibujada en el agua; hay, sí, que escoger ese agua de antemano, esto es: la profundidad de una superficie cuya tarea es la desaparición, para su también pleno existir y darse. De Cifra a Señal y de Señal a Signo, esto es de unas manos a un tejido gracias a cuya pureza hable lo silencioso. Una letra es un pétalo, línea, ahora, ella sola para una más vasta línea en la palabra, si antes fueron las sílabas, que son respiraciones en el viento del aire por la luz, dueña de toda da savia. Una Iluminación, entonces, que es un  "don", reservado a los pocos que saben preservarse sobre la superficie siempre intocada de sí mismos. Así, por el sólo existir, o estar y ser de una letra que no entra en el juego de ninguna palabra,  la Nada cumple la misión, o el encargo celeste, que se le ha confiado -ahora y aquí, desde una rama o nube, una mirada o unas manos -al Todo de ser aquello que es como Verdad.

sábado, 11 de agosto de 2012

HACIA UN SABER DEL ALMA

"Alma", puede bien entenderse como interioridad, sin la suma de derivaciones que ésta categoría del ser humano comporta. Pero se la hace -en la inicial expresión de María Zambrano-, el "objeto" de un saber. Un terce rtérmino es éste mismo "saber": ¿qué lleva en su entraña en saber, o más aún, el Conocimiento en cuanto  `corpus´ filosófico? Aun en un igual primer paso, este nuevo "haber"de la inteligencia discursiva, no va hacia un conocimiento sino, al contrario, hacia un reconocimiento, tras el olvido en el cual ha dejado al "alma" la "verdad" propuesta por nuestro tiempo. Y es un cuarto término: "Verdad". Por ella no podemos entender sino aquello que está en armonía con nuestra naturaleza, dentro de esa materia que alienta en lo inexpresable y gana figura a través sólo del "decir" poético, en el cual, más que la razón linealmente histórica, es  un  "intuír", o buscarse de la Vida en las figuras del lienzo indescifrable de nuestras propias vidas. Con ésta expresión última se toca otra realidad: La Persona, que se nos ofrece siempre en su singularidad, en tanto que el "Alma" se nos esconde o se hurta al alcance de nuestro posible saber, tras los velos de la "razón", que abstraen y universalizan. Cada época se diferencia de aquella que la antecede por proponer una distinta"verdad". Hoy, traríase de la ausencia del alma, su no figuración como verdad identificadora que aflora en las condiciones de un "tiempo". Entonces el saber viene de su ausencia, y no va en busca de lo aún no establecido.O acaso sea buscar su saber y saberse: ¿dónde se halla el alma dentro del abigarrado haz de instancias, presencias, realidades o ideas, ajenos todos a la "vivencia" del existir personal, pero no negada en cuanto fracción consciente del Universo más vasto, o de un Cosmos dueño del hálito de vida?

DOS POEMAS DE PAUL CELAN

El verso de Paul Celan, parecería escoger lo áspero de la vida inmediata, si el vacío metafísico está lleno de aristas. Se abriría a lo cerrado en un giro de reconocimiento de lo directamente "otro",  para una intelección de sí mismo a través del lenguaje, que hace también las posibilidades combinatorias de las cosas de rostro indescifrable,  al lado de nuestro hallarnos en lo íntimo.

ESTAR, A LA SOMBRA
Estar a la sombra
de la llaga, al aire.

No-responder-de-nadie-ni-de-nada.
Desconocido,
para
tí solamente.

Con todo, lo que allí tiene espacio,
también sin
lenguaje.


DE DIA
Cielo-piel de liebre. Todavía
escribe un ala incomprensible.

También yo, recuérdalo,
polvo-
coloreado, llegué
como una grulla.


viernes, 10 de agosto de 2012

SOBRE FEDERICO SCHLEGEL

¿Sirve lo literario para vivir dentro de una convicción? Con la matización de las almas nobles, y en un lacónica lección sobre lo espiritual en la Literatura de Europa, anotó Karl Augst Horst: "En el año de 1803 Federico Schlegel dictó en París una conferencia sobre literatura europea. Por el mismo tiempo se ocupaba en `Lengua y sabiduría de los hindúes´. Se encontraba bajo la impresión de una experiencia filosófico-religiosa que preparó su conversión al monoteísmo cristiano. Fué la sabiduría de la India la que le hizo comprender  a Europa, su peculiaridad y su destino espiritual, por el contacto contacto con un mundo de especie completamente diferente. `Lo real se esconde con mucho mayor probabilidad -citó- en los extremos que en el promedio´, reza la bella frase de Martín Bodmer. También las opsiciones extremas fomentan más el conocimiento de la realidad que las verdades a término medio".

 Crear implica un espíritu, más de conocimiento de lo que ya está allí -lo real-, que de encuenro con lo inédito. ¿Esto que está ante mí es real, y hacia ello debo obedeciendo el mandato de ir? Salgo, entonces de mí, hacia una "unidad", desde la cual pueda volver los ojos hacia mí mismo, hacia mi mente y espíritu únicos y aislados, pero como fracción también de lo real. Así,  concluye  K. A. Horst: "En literatura no vale el esquema de la suma, que consiste en añadir un nuevo elemento a una serie existente, sino el de la elevación a una potencia". Tampoco en los actos de la persona vale la  suma del hacer, en la línea inmediata de una sucesión ante sí y ante el mundo. Viene, entonces, la transmutación, por lo poético, de los reclamos del mundo en torno, ya desde "mi" y así elevado también a una distinta Dimensión.

lunes, 6 de agosto de 2012

DE LO INTERIOR

Lo interior se revela, no ante sí mismo, sino delante de la oposición de lo exterior. ¿Se armonizarían las dos instancias? Una inicial realidad es lo cambiante de lo exterior, y su exigencia a nuestra emoción de adaptarse a esos cambios, fluír entre ellos, sin dejar de percibirse como una instancia que no debe ser alterada, sino, antes bien, como una línea continua para sostenerse en medio del afuera y de  las impresiones encontradas, las direcciones aún ausentes de significación que llevan en su entraña. La oposición nos revela, como los opuestos -que pueden así mismo darse dentro nuestro-  nos construyen.

Hemos de continuar dentro de la percepción de nuestro ser, que no es una concepción de la vida, sino residir en ella instante tras instante, a la vez vueltos hacia el "afuera" y sin mirar a ese afuera desde nuestro ser íntimo, que da forma a nuestro espíritu y aliento de vida, en fin, a nuestras relacines con "lo otro". El sólo estar es ya un estar yendo hacia... Es un alejamiento de lo esencial nuestro que se quisiera intocado, preservado, aún ese adentro nuestro como un distinto afuera que nos sostiene y guía. Ver es poder hacer, si este hacer se da luego de un poder estar, residir en sí mismo. No por una finalidad o por la unión con otras presencias y figuras del mundo, sino con su propia figura secreta siempre, recogida en sí e incomunicable.

Sería esa dimensión denominada lo "espiritual", por oposición a lo "mental", que se da independioentemente de nuestra zona afectiva íntima, y que debe hallar su fuerza en su naturaleza etérea y física a la vez. Lo interior debe, entonces, habitarnos, y desde su horizonte venir o alcanzar la conciliación y la adaptación a lo contrario, tambien nuestro nuestro, que puede no darse desde sí mismo, pero nos transformamos  en ello, sin que esté, por pertenecer al afuera, en nuestras manos; vendría un un adiestramenteo ascético y consciente, que nos retorne a  lo que somos, y que en cuanto "es", permita aflorar y actuar en lo circunstancial  la materia esencial y única, depositada dentro de nuestro ser.

sábado, 4 de agosto de 2012

DEL SENTIDO, SOBRE: "AZAR DE SER"

El concpto de SENTIDO (o sentir de la Vida en armonía con lo íntimo e intransferible),  apunta a un acuerdo entre nuestro interior, por un lado el sentimiento con el cual abordamos la Vida misma, y por otro, a una conciliación entre el mundo y ese interior determinado por los afectos que derivan en el suceso de ser y en el actuar. Se da en la relación con nosotros mismos, y en los lazos que nos unen a las presencias que nos rodean, con su ideario y emoción. SENTIDO es  dimensión racional del propio ser, en el tiempo que transcurre y en la situación que vivimos, devolviéndonos hacia  una intelección de nuestra naturaleza.

Vinieron, en la sesión del SEMINARIO MONTE LU, las siguientes analogías o miradas paralelas a los enunciados simbólicos de los versos del poema AZAR DE SER:

1.- "¿Acaso la razón de `ser´, o de ser sentido? En vibración por algo ajeno que se esconde en lo más arraigado de nuestro reflejo en el otro y en lo otro".
                                                                     Lida Ortegón

2.- "Hoy las presencias se muestran vagamente ante mis ojos, como cubiertas por un velo que no les pertenece. Me siento un poco acorralado, principalmente, acaso, por ese mismo sentido de hallarse acorralado...Me duele la cabeza, la mirada, mis propios pensamientos y la palabra aún no asciende hasta el silencio. Y pese a todo, Lida, Claudia, Cata, y pese a todo, Jaime, Margarita, he visto la ternura de la sonrisa de una niña, la amable despedida del conductor de bus cuando bajaba nuevamente a la acera. He visto, acaso solamente entrevisto. Mas todavía alienta en mí el anhelo, la gratitud ante la vida, la esperanza, los recuerdos".
                                             Felipe Vaughan

3.- "El sentido es algo que se cierra; no es eterno. Es ajeno al mundo de la necesidad, cuenta en la espera, con no tener recompensas imediatas y sobrepasar obstáculos también. Intuitivamente caminamos confiando en un sentimiento propio, que conduce, y aunque nadie entienda, ahí está el sentido. No necesita explicación. El sentido es mantener la vida, hacerla circular, correr, fluír, que no termine en cuanto vida..."
                                                                                  Catalina Laserna

4.- "Ninguna persona es el río, ningún saber anticipado; sólo caminar. Agua".
                                                                        Claudia Díaz Toledo

5.- "Todo lo que nos rodea es un don. Este día es como el vuelo de un pájaro; como una tarde de infinitos vidrios y caracoles. ¡Qué frágil es la esperanza que se mira arder en las ventanas, y se guarda como una flor en el libro del lenguaje".
                                                     Margarita Fernández

miércoles, 1 de agosto de 2012

AZAR DE SER







AZAR DE SER

Allí es Aquí:
El firmamento, a veces,
Exacto y sereno,
Iíntimo, así al azar el ser,
Dibuja sus figuras
(refugio entre los brazos de la espera).
Desde nuestra emoción herida hacia la vida.

Son otras las miradas,
Otras las cifras,
Alas, iris,  manos o íconos,
Cauce no hallado
de un manantial antigüo
(Por  la palpitación de un anhelo),
Que todavía la Piedra de Toque
No ha dejado ir,
Viajar hacia sí mismo,
Bajar hasta las venas de hojas en las sendas.

Azar de ser:
Todo pétalo es letra ,
De la Intimidad, y hálito,
Si jeroglífico, del alma en duelo
Sobre la línea de su único horizonte,
Así los ideogramas (como
Preguntas por el preguntar...),
Antes de un designio o de un pincel.
Destino, savia e  imagen; no en un decir (pues
toda voz ha callado en las palabras), para
Dejar con una huella el rosa y el azul del pensamiento.

Dar relación de aquella otra anécdota,
La de la transparencia, de un aquí,
Que se hizo en la Gracia y don de estar allí...
                            JAIME GARCÍA MAFFLA