miércoles, 29 de mayo de 2013

EXPRESIÓN DE LO POÉTICO, DÍAS 31 DE MAYO Y 1 DE JUNIO (Vida y Poesía)

Desde el radical aislamiento de toda interioridad, un imperativo de esencialidad, para la: EXPRESIÓN DE LO POÉTICO ENTRE LA  VIDA Y LA POESÍA QUE LA PLASMA.

1.-  Pregunta: ¿Expresar? Es llevar a los sentidos algo que de suyo hace parte de lo intransferible.

2.- ¿Lo poético? Pregunta cuyo objeto por indecible -aunque situable en el sentimiento-  devuelve al propio preguntar.

-Estado de alma que invita a un tiempo nuestro, en el cual vivimos dentro de un estado -estadio o estación- sueño o de autodiálogo del cual, aún en su herida, no podemos despertar. Acaso "pesadilla", pues en él "somos reales".

-Puede Lo Poético inicialmente ser un Signo en cuanto a que "algo" no racional me significa, y me es posible hacer o llegar a un proceso íntimo dentro de ese "algo": búsqueda entre caminos perdidos.

-Siempre la pregunta por lo que "es" y su respuesta se mueven en los dominios de la abstracción, aún cuando lo relacionemos con nuestro propio espacio real, acabamos por comprenderlo como una voz de "otro" espacio".

-Parecería que lo poético no viene enteramente de nosotros sino de algo extraño que no sabemos dónde se da o habita.

-Es como si en lo poético hablara lo impalpable del mundo para hacerse palpable en nuestra voz.

-Situamos lo poético en la sola dimensión humana, unión de sentimiento y espíritu y comprensión de la conciencia de ser.

-Lo poético es creación de nuestra realidad.

Maribel Pumarejo
Juliana Acero
Lida Ortegón
Jaime García Maffla



martes, 28 de mayo de 2013

¿LO POÉTICO?

La Poesía puede definirse de manera teórica, como el Poema con las leyes que desde el lenguaje lo han hecho posible. Pero: ¿lo Poético?Al volver los ojos hacia ello, ya ha escapado a todas las miradas...No existe, en los tratados acerca de la Poesía ni en el pensamiento de los propios poetas -como tampoco en la Filosofía o en las Ciencias del Espíritu-, una definición de : LO POÉTICO.

 Trátase de algo esencialmente vago e inasible, a lo cual sólo es posible aproximarse analógicamente. Así, se afirmará sin margen de equívoco: lo poético es el sentimiento, cuando incluye la conciencia que de sí mismo tiene quien "siente!", y un también un vago pero ineludible impulso hacia la Trascendencia. Su materia indecible es nuestra materia esencial intransferible

Analógicamente, están a su lado el Amor, la Vida, la Música, el Silencio, la Plegaria o la Invocación y la Consolación. Pero también está el mundo real y exterior prescente, pues de él vienen las suscitaciones.Está en el horizonte de un estremecimiento interior, que enaltece al ser y lo equipara al milagro de la Creación universal o a naturaleza, así como al valor de todas las presencias, entre ellas la de la vida misma.
Un estar conmovido que requiere otra condición, y es el de ir acompañado por una también indefinible nostalgia. Puede o no ser bello, pero en cuanto "sentir" escapa a toda racionalización.

Un estado de espíritu que se convierte en vía de Conocimiento o en Iluminación del Sentido de la existencia en el tiempo. Aún de escenario al insoluble drama de la conciencia de existir sin más, de estar dentro del Ser. A veces su ámbito es la noche, como pueden ser el alba o el ocaso.Es lo que somos y  nos negamos a ser o nos es negado...Entonces viene su EXPRESIÓN, que en su entraña lleva nuestra dimensión emotiva más honda.

martes, 21 de mayo de 2013

ESCRIBIR, LA AVENTURA...

DESDE UNA HOJA A UNA PLUMA O LETRA

Como están las palabras, está el vuelo de los pájaros; antes de aquellas están nuestros estados interiores -afectivos pero también plenos de su propio vacío-, como antes de éstos están las alas, que no se abren a sí mismas sino al aire que  hace posible su vuelo... Si se escribe algo, es porque invariablemente no se es ese algo, y se va, entonces, en su búsqueda. Lo que en ella se haya es lo que nos encuentra para trazar el dibujo de las letras. Esto es el acto de escribir, antecedido por un inasible ser y un vago estar, pero más que ellos por lo indecible que habita la esencia de nuestro existir, del darse en Ser en nuestro interior, siempre en un aquí y en un ahora, que acaso percibimos como contrarios. una herida siempre... Al escribir, no iríamos a los otros, sino vendríamos de las nieblas de un nosotros:

UN VERSO HACIA UN POEMA
Verso de un poema
Como sendero aún no trazado;
Pasos que antes de darse
ya han dejado sus huellas en signo,
En señal nuestra,
No hacia dónde ir sino desde quien va,
que es nuestro sentimiento aún intemporal e informe:
Pero él es y hace de espejo
Y de reflejo, y seña, nos hace al fin la Señal que hemos de ser...

Todo espacio es una ventana, como en cada alta rama de una fronda alienta un corazón, el cual, aún inalcanzable, está delante de nuestros ojos, nos mira como lo miramos; nos habla como nos indica aquello que callamos y que no es otra cosa que nuestra urgencia, nuestra herida íntima de un frágil deber hacer, ser y decir... Hoja que caerá por el viento y vendrá a esas manos nuestras que dejarán siempre escapar el agua... Pero continúan vidas por el misterio del cual toda savia es prefiguración. Como una hoja o pluma desprendidas, que aún alientas al lado nuestro siempre hay, siempre ha de latir un corazón un corazón...

Cae el tiempo
En las manos
Pero desaparece
Mientras ellas lo guardan...

lunes, 20 de mayo de 2013

HOJA QUE SE ESTREMECE

 NO LO PODRÍA
Tal vez sólo pudiera ir,
O hacerlo,
Queriendo penetrar el fondo escuro
Del ya empozado mío ser,
Si en su fondo, entre sombras y escombros,
Que algo hallar.. A ella

Buscar esa herida
Un desecho del nombre de ni nombre...
                       J G. M.

A LA MIRADA
Ir, venir en duelo
Y a la mirada o voz o canto de los otros,
Que navegan sobre la superficie
De su claro flotar entre las vidas y sobre
Un ser real, allí a ser seguro.

La siempre bella góndola de sus horas
Consagradas al firmamento de no haberse extraviado.
                        J. G. M.

IGNORAR
Se es el ignorado
Tras las certeza de haber sido visto,
Sólo que donde no debió hallarse
Pero sí allí situado entre palpitaciones del temor
y la necesidad, vuelta llamado al cual
Ni ecos ni presencias deberán a qué atender...

 ¿Contemplar por así, desde sí
Sobreponerse?
No -a esa mía hoja- la estación, pero invariable
Cae y cae, cae la helada lluvia de las desprotecciónes.
                        J. G. M.

viernes, 17 de mayo de 2013

MATERIA

EN TODA MANO HAY UNA PÁGINA SECRETA

No hay materia; de haberla se la ignora porque su forma oculta los signos de su esencia, que no se hace presente a la vista...Cuál la materia de este Ícono?¿Debía, tenía que haberse dado entre el oscuro sistema de las separaciones? La superficie de una mesa, delante de la cual se podría hablar, si a su lado, tras la ventana, se era seguido por los signos de las certezas de todo haber callado...

 Se asciende una colina; unas casi hermosas y viejas callejuelas con macetas. Todo era, todo estaba dispuesto ya para el sacrificio de si mismo, y lo estaba desde "su" sacrificio". Sobre la hierba una pluma; sobre ésta tal vez una gota de lluvia, como en medio de la lluvia una lágrima... ¿Qué decir sino oír lo no dicho por nadie y sí dicho por alguien? Hay, en todas las manos, alguna página secreta...

Sí, imperceptiblemente, en esa hora propicia al propio preguntar está cerca del nuestro otro latido, el de la vida misma. No amanece como nunca será el atardecer. Todo habría de renovarse como una preparación a su ofrecimiento, si toda superficie desciende, al fin al fondo, por igual ley que el fondo se ha disuelto -o disuelve- entre las formas de la superficie...La materia ha de hacerse una vaga miseria, como ésta el misterio, entre la niebla, de la madera de los árboles de un bosque sin salida...

¿HAY?

Llamado...¿Pétalo de un adentro que aún no se abre al leve aire en torno? Son las vacilaciones en medio de una senda, entre la cual nada hay que buscar, sino estar dispuestos a ser encontrados por un latido -nuestro e ignorado- familiar a las huellas del aire. Así:


HAY

Hay, sólo que lejos,
Pero también tan próxima,
Dibujada la huella de un velo
En nuestro firmamento, por ajeno...

Y se ha hecho lienzo
De un eterno efímero estar,
Vueltos los ojos hacia las desapariciones.
Pero ellas , así,  próximas y lejanas
Tan nuestras por ajenas
Ya han sido alas del latir de otra vida
Dejada al azar en nuestras manos,
En nuestra transparencia, íntima, y nuestra cifra.

¿Qué, entonces, es aquello que en esencia hay?...La espera, como el firmamento, se han cumplido en ese "ser" al cual se ha vuelto la espalda. No; no es dado el pensamiento; acaso a él sí le sea dado el pensarse a sí mismo, aunque no desde el Espíritu sino desde la Naturaleza. Una sola hora, que antes de venir ya ha pasado, mostrándonos el revés del tapiz de nuestro Signo.