martes, 29 de octubre de 2013

PARA IR A LA POESÍA

                                  DE LA CHOZA AL CASTILLO

Alma mía por tuya, tuya por ser de tí y mía por yo no estar, no huyas, oye: para ir al castillo almenado la poesía no es preciso venir del bosque de la poesía...Ella se allega en el silencio de unos ojos que al pasar al lado nuestro, son atraídos por el aura que pueda asistirnos, o desciende con las gotas de lluvia hasta el primer rayo de sol que, al abrirse las nubes, deje oír un canto o seguir otro vuelo, y otra vez mirar al firmamento anterior a la lluvia. Luego, tras de un parpadeo. abrir los nuestros ojos para mirar la vaguedad de todos los senderos marcados a todo paso nuestro. Para venir desde la humilde y dispuesta choza o morada de la poesía hasta el interior de nuestro espíritu, no es preciso haber ido hasta esas sus puertas, entrecerrada, de la poesía, sino un único haberse preservado en su quietud, así cual están ellas, siempre entreabiertas. Como, en fin, para  la mano ir al guantelete, fue necesaria antes la forja que hiciera al guantelete para se ajustarse, desde el emblema a la mano en ida a la lisa a ella signada. Si no:  Sino por Signo tras de cada Siglo o aún por cada Sigla que esconde otro Sino o destino entre la lluvia...Alma tuya por mía: ¿has oído? Si abajo está el castillo de la poesía, asciende hasta su choza...

INICIO DE UNA CARTA DE G. BÜCHNER

"Me siento muy íntimamente regocijado, salvo cuando tenemos lluvia de tierra adentro o viento Noroeste, lo que me convierte francamente en uno de esos que por las noches al irse a la cama, después de sacarse un calcetín son capaces de colgarse de la puerta".
                                      Estrasburgo 2 de setiembre de 1836

sábado, 26 de octubre de 2013

UNA OBRA EN POESÍA

Desde cuando se fijó el mundo de la Modernidad, para la Literatura -pues otro es para la Historia, otro para la Religión, otro para la Ciencia y en tiempos distintos-, un poeta deja a lo largo de una vida creadora plena, de más o menos 60 años, por promedio unos 300 poemas. Esto en primer término, pues en término segundo tales poemas al llegar al LIBRO, no lo hacen como un conjunto o agregado, sino como una secuencia interior que debería, de forma unitaria y ascendente, leerse de comienzo a fin. El primer gran ejemplo lo da Baudelaire, quien acuña el término para la Poesía -y Modernidad, desde Europa, es diferente del Modernismo hispanoamericano-; cuando libro equivalente a Obra que va creciendo y que es reunida bajo un sólo título, como el excepcional CÁNTICO del español Jorge Guillén, con ciertos anuncios, sí, del pasado en siglos,como el CANCIONERO, de Petrarca en el Renacimiento. Se llega a la noción de que el poema influye sobre el poeta, y que es también creador del siguiente poema que el mismo poeta escribirá. Pero la más honda noción es aquella de que la verdadera experiencia poética es la misma composición del poema, al adentrarse en aventura impar, el autor en sus propios visión e intuición, pasado no anecdótico sino emotivo, cerco de palabras, ritmos e imágenes, sobre el escenario de sus objetos interiores, que no vienen de la Fantasía como en el caso de la Literatura, sino de la Imaginación. Imaginación es Inspiración y vibración poética o Poesía en el poema es "emoción recordada en serenidad..." ya al decir de W. W. En la América Latina está, sea el caso la POESÍA VERTICAL, de Roberto Juarroz, como en Norteamérica HOJAS DE HIERBA de W. W. Allí están también pero desde Italia, los CANTOS de Pound. Para Colombia  J. A. Silva, en conciencia, propósito y tensión únicas hacia la poesía universal de entonces, la deliberada serie aislable y aislada ya, de sus siempre a cada lectura nuevos y que engendran en el lector el móvil de una actitud de arte: NOCTURNOS, con su origen en las RIMAS  de G. A. Bécquer, pero cotejables en intención y ejecución con los 13 poemas que dejara San Juan de la Cruz o aún PRIMERO SUEÑO  de Sor Juana Inés, desde el Reino de Trapobana que quería visitar don Quijote: México.


miércoles, 23 de octubre de 2013

COHERENCIA


HABLA, NO DIGAS,O DÍ LO CONTRARIO
Sobre esa maceta ha abierto un geranio, ella la sola sobre el blanco encalado ¿Seguir...? Sólo el vacuo moverse, de lo interior hacia un paso más íntimo y en el afuera; un, otro paso por darse que será el ya dado, aquel dado antes y aún después de darse,porque es el  presente puro de de una Constelación no alineada, si el pasar fue un haber sido detenido por algo que siguió, dejándose a sí mismo atrás, viéndose en un horizonte inalcanzable, sí, las líneas del mapa de otra cartografía...Acantilados, navegar y no ir siempre lejos y cerca, cerca y lejos, conocidos y extraños, en propiedad y ajenos... Párpados que se cierran en ausencia de abrazos... Debajo de la maceta una calle amplia, angosta y empedrada. Está allí, fuera de sí al ir hacia un blanco afuera de sí, que tal afuera habría de hacerse en, desde su interior, por posesión con los despojamientos de lo ajeno y suyo en las líneas de su mano. Una adivinación porque su ir era la rama que ningún viento mece, cuando era de sí mismo:el firmamento de hoy en antiguo el firmamento, que llovía cuando ajeno a las Constelaciones de la reparación... Y ellas sobre él ahora.Seguir entonces, dar para reconocerse, si en el cielo unos pasos parecería que se han detenido...¿Maceta, no , Nao y orden del navegante en olas de una tierra fértil y firme, desértica y desaparecida, ya a la vista.
                                                                                                         

UN AFORISMO DE G. CH. LICHTEMBERG

                               MI MENTE Y YO EN CUANTO ENTES,
                                        ESTÁN SEPARADOS:

"En otro tiempo mi cabeza (mi cerebro) anotaba todo lo que yo escuchaba y veía; Ahora no anota nada, sino que me lo encomienda a mí. Y ¿quién es este yo? ¿Yo y el que escribe no somos el mismo?"

Soy por algo que no soy pero me lleva a hacer. ¿Por qué mi Yo me deja a solas e inválido conmigo mismo despojándome de mi? Con don Antonio Machado, hay que abordar este Aforismo G. Ch. L. cuando el poeta español sentencia ante el espejo:

El ojo que ves no es
ojo porque tú lo miras:
es ojo porque te ve.

Tras leer el Aforismo,  desconcierta el inicial `mi´, porque alude a un Yo... Al Yo se lo ha definido, pero tras toda definición huye de nuestro actuar, y se le han fijado las variaciones al misterio de ese Yo, como un "otro", que también me habita, y el cual, acaso, sin que asista a la anécdota de mi vivir, lo hace a distancia, como contemplador, sin que ella lo toque: percibirse, ser,  estar y hacer. ¿En cual región de mi no-ser cuando creo que soy -región inaccesibleccesible a la ciencia médica y a toda metafísica- está? Pero me acompaña en el mirar, en el pensar, en el  no-ser y en el movimiento, porque ciertamente me sostiene y guía al habitar esa fracción de¿ mi? organización física: la mente...  Aquí, se lo une a los sentidos, y no como en el filósofo Kant, la persona al alma. ¿Que distancia y diferencia, o concierto y disidencia, hay entre mi ser y mi Yo, entre cuanto haya en mi y mi cabeza, que sería a la vez mi mano y mi conciencia? ¿ Qué tienen que ver el ser y el cerebro con lo que hay depositado en condición de esencia en mí, si soy tanto como no soy?

lunes, 21 de octubre de 2013

¿CERTIDUMBRE DE EXISTIR?

                                              PARÁFRASIS A ALDO PELLEGRINI
                                          (Seminario Vida y Poesía: Lecciones Lo Poético
                                                  de los días 18 y 19 de octubre)




Una imagen nace de un estadio del sentir, como de un estado del razonar poético. ¿Cómo, cuando se lo ha visto todo, a unos ojos azules le es preciso, en la orilla de un país silencioso recoger el viento? Mirar un fragmento es revelación privilegiada del Todo al cual, entre olas, aquello que existe es arrasado por lo que no existe, cuando la espera se ha hecho un diluvio; sensación de tormenta y lejanía, de pérdida de la memoria y de las posesiones, si es que se lo quiere. Más allá, va el asombro, no a través de los ojos sino por una calle.¿Qué hacer en lo vacío, cómo lograr que se colme a sí mismo y lo interior se haga exterior? Ya no hay posesión sino sólo deseo. Hay dolor y hay sangre en las horas, por las heridas que hace su pasar; diferencia entre certidumbre y certeza, como entre la niebla y la línea del horizonte de la tierra arrasada. En la asociación, pueden unirse lluvia y desierto; la oscuridad también se abre a su luz. Pero el pensamiento deja de ser lo inmóvil, gracias a la capacidad de analogía suscitada en él por una atmósfera; lo sensorial y lo sensual se alejan, igual que las palabras al aproximarse a quien va hacia ellas. Entonces hay que aproximarse a las palabras que se han alejado, como visión y acción dentro del mundo. A aquello enajenado o destruído, olvidado, dejado en la orilla, se superpone el sentimiento que por deshabitado está en posibilidad de poblarse a sí mismo, así como no le es dado negar -si toda jerarquía aquí y ya, ha de abolirse- la entrada  hasta su centro, a esencia a ningún ser o entidad que exista que exista, no ya por sí sino por un otro, en  aquel final, tocado así mismo por lo no-xistente: existimos tú y yo...

                                                          Lida Ortegón
                                                          Catalina Laserna
                                                          Juliana Acero
                                                          Jaime García Maffla  

miércoles, 16 de octubre de 2013

LO CONTEMPLADO

El paso de la noche no es anuncio del día sino el dibujo del tejido de los días pasados. Pero éste llega, primero a la conciencia que a la luz, y lo pasado toma las formas de lo inexistente, como la luz las de una señal  que indica el sendero hacia un futuro ajeno lejano, inaccesible. La luz, ya entre los sonidos, ya en el movimiento involuntario y también exterior, es el lo presente pero no la presencia. Entonces vienen las reconstrucciones, el retorno al mirar los objetos en cuyas líneas se refleja en ansia  de un no-ser, de  ser otro, el no estar o acaso estar en otro sitio, dentro de otra conciencia, de haber tenido otro origen. Así, tal vez un árbol próximo nos devuelva al universo de las sensaciones que hacen al pensamiento, como ese paso de la `potencia´al `acto´, y éstas nos conviertan no en un existir sino en una abstracta razón del movimiento, con el curso indicado por el signo del tiempo, que devuelve la vida en lo vivo, a nuestras manos. Ellas han de trazar ahora en la fracción de un instante el sentido de la senda que va a lo inmediato,el paso al aquí, siempre agónico por las ausencias, paso por entre la superficie y el preguntar de todo aquello por lo cual somos, ahora, entre la hora inmóvil  lo sólo contemplado.

sábado, 12 de octubre de 2013

ARTE DE ESCRIBIR.

SESIÓN DEL SÁBADO 12 DE OCTUBRE, 10 a 12 m., EN EL SEMINARIO VIDA Y POESÍA (LECCIONES LO POÉTICO), TRAS LA ALUSIÓN A LOS UPANISHADS

"El arte parece ser el empeño por descifrar o perseguir la huella dejada por una forma perdida de existencia"
                                                                                                                 María Zambrano                                                            

El universo, desde la física, es un Yo, como otro y el mismo Yo es quien lo contempla, desde el  Alma que en Kant define a la Persona. Transposición de lo silenciado al habla,  transmutación que se hace de ésta del nivel utilitario de la comunicación, en revelación, Canto -los VEDAS- como figura de todos los escritos de la experiencia originaria.. En tal transposición aparece el espíritu. Antes de fijar -con intención de arte- los motivos en la letra escrita, se da esa VIDA-NO-VIVIDA, que aleja a la persona de su realidad profunda. Los materiales pueden venir de la interioridad o de las líneas y rostro distinto que el mundo -en cuanto afuera- gana en el sentimiento. Por al escribir se lo define como un acto de trascendencia en voluntad de configuración no inmediata. Para Fray Luis de León, el misterio de la armonía de las esferas se hace accesible gracias a la línea de tensión vuelta hacia sí misma en la Poesía y en la Música.

La iluminación desciende a un molde expresivo. Hay, entonces, diversas FORMAS: el apóstrofe lírico, la relación, la leyenda, la confesión o el sólo fijar una imagen del mundo y del Si-mismo por la letra convertida en cifra. A pesar de esas formas -la restricción, p. ej., del verso- se entra en una zona de libertad y de comunicación con lo Absoluto. La finalidad es cambiada por la necesidad, y esta por un llamado a la esencialidad en nuestro propio ser. El "decir" no es directo sino analógico, en la comunicación en la cual deja el lenguaje a lo comprensible. lo indecible, que poseen un imperio mayor sobre nuestra conciencia que la razón de vida, o aún la voluntad de trascendencia. "El verbo se hizo carne...", para entrar en unión pura consigo y penetrarnos.

Aquí aparece la persona en cuanto "Yo", en cuanto sujeto creador y no en cuanto persona privada, a lo cual apunta Victoria Ocampo: "El poeta dice `yo´en cada verso. El novelista dice `yo´ocultándose detrás de sus personajes; el filósofo de sus teorías; el crítico detrás de cada juicio objetivo. Y nada de eso tendría interés si fuese de otro modo. Ninguna creación artística puede nacer sino de un `yo´más o menos sublimado, traspuesto. De lo contrario, habría máquinas de escribir obras maestras como hay máquinas de calcular".
                                                                                                José Luis Diaz-Granados
                                                                                               Angela Sofía Rivera
                                                                                               Jaime García Maffla

sábado, 5 de octubre de 2013

¿SOLO UN MANANTIAL: LO HUMANO YA PERDIDO?

HA LLEGADO EL OCASO DE LOS TIEMPOS

"Si la naturaleza ha sido desechada por el artista del futuro como punto de partida y fuerza moderadora, ¿seguirá siendo el hombre objeto de arte y, sobretodo, de la poesía' El tipo de hombre medio del pasado mañana se habra `nolens volens´aferrado y adaptado de tal manera a la técnica; su sentir, pensar y valorar estarán tan estandarizados, y se habrá desarrollado tan débilmente su conciencia de ser no más que una rueda en el enorme e inhumano telar del tiempo, que poco o nada le interesará que alguien le descubra la realidad de su existencia humana".
                                                       STEFAN ANDERS

martes, 1 de octubre de 2013

¿De los DELLE CATENE?

Cuando, al fin, hizo alto el cortejo...: si en algún pergamino figuraban como los von Ketten, en los más autorizados eran:  Delle Catene. Venían del norte. Ahora en el mediodía, utilizaban, según sirviera, su ascendencia,  germana o del lacio, sin lazo alguno con lugar o ser distinto de ellos mismos. De camino a Italia, al lado de  la calzada real,  entre Trentro y Brixten, se alzaba, sobre una roca aislada, salvaje y casi inaccesible, su castillo...Hasta él no llegaba ningún sonido de los bosque cercanos, ni, aún abriendo las ventanas, el tañer de la campana que había asistido a todos los derrumbes...Morían jóvenes, antes de los sesenta años.Pero allí decidió anidar La portuguesa, dando "sus" razones para que toda idea de una futura forma de retorno fuese cancelada. Sí, un día, educó a un lobo...Y éste llegó a atender, de entre sus manos, el bello libro de miniaturas..
                                                                                                   R. M.