sábado, 22 de agosto de 2015

RAÚL RENAN

                                                MIRAR E IR

O estar siempre allí...Exégesis la suya  a todo ser humano -y así lo canta- en un cruce de caminos, más de épocas que temporales. Está en su PAN DE TRIBULACIÓNES, donde el hombre moderno es también el Caballero Medieval y  también el "ente" intelectual de la Modernidad.

 Su hoy no es ese el de ahora, ni este de aquí,  pero en él anda y va, o, mejor, es llevado, salvaguardándose en la contemplación, contraponiendo al fluír  del tiempo de los relojes su "durée",  un lento actuar que invoca al nacimiento del pensar en la Grecia Antigua.

De ella vienen muchas de sus figuras, en diálogo que sostiene durante su caminar por la Colonia Roma de México D. F. Allí los sitios entre lo físico y lo atemporal, el quirófano y la mesa del Café, o aún esa absoluta manifestación del Ser que es la conversación, cuando por su alquimia histórica y visión poética y humana, la transvasa a los moldes de un verso tan clásico como experimental. 

También la prosa poética. Diríase que sólo mira, avanza y está atento al entorno, del cual le viene el asalto de la necesidad, delante de la cual parecería invalidarse a gusto.Crítica del criticar, e ironía por sabiduría, que cuentan siempre con su larga y plena de signos,  anécdota vital.