lunes, 28 de septiembre de 2015

TAGORE

                                                 ÑAHALYA

Su idea-imagen de que en las mañanas Dios saluda al mundo con la luz del sol, y al verla los pájaros llenan el firmamento de respuestas...Originario de Calcuta -y haciendo sus días el paso de los siglos XIX al XX-, Rabindranaz Tagore ha tenido en Occidente una recepción casi única en cuanto a ese último motivo humano: "una verdad íntima", o con su voz: "¡Bendito aquel cuya fama no brilla más que su verdad! Y ésta en él llevada, tras la más dramática, dolorosa e intensa experiencia humana y religiosa, a la lírica, la narración, el teatro o escritos de carácter filosófico: contemplación, meditación, y luego expresión, siendo que ha Occidente, al día de hoy, no se conoce sino una mediana parte de un legado que, de recogerse, abarcaría casi el centenar de volúmenes.

Escribió en el idioma bengalí, reconocida senda, en la materia que hace a las lenguas, como privilegiada para la espiritualización y el fijar lo trascendente. Venía de una amplia tradición escrita  de intensidad de ser y de un rico legado de obras sacras o profanas, con origen en el siglo X, que él en su mensaje de sabiduría actualiza. También, por lo anterior, ese especial género literario de la sentenciosidad, en cuyo horizonte interpreta tánto la intimidad como la historia. En poética, un innovador, ante las formas de los escritos tradicionales, desde su concepción del sentir del hombre ante el despliegue de la vida. De lo nativo a la universalidad, en contacto con tradiciones contrarias que en él se unen como la greco-latina, la hebrea, el cristianismo y el Islam. Pero va a la transparencia del milagro:

      ¿Por qué se sentó a mi puerta con el alba?
      Cada vez que salgo o entro, tengo que pasar a su lado;
      Y mis ojos, cada vez, se prenden en sus ojos.
      No sé si hablarle o no:
    ¿Por qué se sentó ante mi puerta?

Al provenir de la más alta aristocracia india, se hace una necesaria cita: "En sus últimos años, Debendranaz se apartó de la vida social, refugiándose a menudo en la soledad de los parajes donde, más adelante, su hijo fundaría la famosa escuela de Santiniketan, a meditar. La fama de su sabiduría fué creciendo entre sus compatriotas, hasta el punto de concederle el título de 'Maharshi' o 'Gran Sabio'".A él, la sabiduría le viene en profunda raíz de la ignorancia de las teorías, o, mejor, más de las aguas del Ganjes que de las páginas de los libros. También están sus recuerdos, pues ese sentarse a seguir el curso de las aguas del río sagrado le viene de los ojos del niño, que lo mantuvieron unido a la música y a naturaleza. Ya en la primera juventud: el ascetismo y el amor, la unión y  la disidencia como un distinto acoger y ser acogido por y entre luz en los atardeceres.

sábado, 26 de septiembre de 2015

LOS CAMINOS Y EL ENCUENTRO

                                 DESDE H. von  HOFMANNSTHAL

Por los caminos no va el vuelo de los pájaros, pero, para H. von H.-,   el andar entre el bosque de las pérdidas, el buscar o aún el sólo ir para ser encontrado, tiene que ver con el impulso de un Augur o es parte de esos secretos, y también de los nuestros. Hacer el sólo hacer para decir, o el no-hacer para verse aislado...Visitado...

Es cierto que no son únicamente nuestros actos los que nos empujan hacia adelante en nuestra torcida senda, sino que también hay algo que nos llama, que parece estar esperándonos siempre, en cualquier sitio, y siempre anda velando...". Este "siempre" puede cambiarse por un "aquí" o "allí", donde hay alguien, porque en el caminar mismo ha de depositarse el amor, aún cuando la búsqueda sea entre la soledad poblada por sus playas de silencio, para una palabra compartida acerca de algo con ese "alguien", así no esté él allí o no haya de venir.

Pero es que en el iris o en la voz se dan el hilo y el telar:  "Va mezclada una gran dulzura a los encuentros solitarios, así no fuese más que el encuentro con un alto árbol que se levanta, un ermitaño, en medio del campo, o con un animal silvestre que sigiloso detiene el paso y desde la penumbra nos mira con grandes ojos..."Se espera como dentro de una gruta por el paso de algo semejante a nuestros duelos. La oscuridad va hacia la claridad, y ésta a "otra" oscuridad o penumbra ya en la transparencia.

Pero esa penumbra puede también estar en nuestro ser, y entonces el encuentro recibe el amor del camino o de ese "estar", así no sea ya avanzando sino sólo esperando. Y nada más se espera, mientras se  asiste a la contemplación, o por ella se es asistido, y a la herida del no ir a  sitio alguno, así como: "De un saludo que en una buena hora se le deparó, data la VITA NUOVA  del Dante..." Es quien puede hacerlo, sólo una Persona: "La trace de l´oiseau dans l´air et la trace de l´homme dans la vierge". Líneas escritas con frágiles mano y pulso sobre ese aguardar que es el Ser.

martes, 8 de septiembre de 2015

DEJAR DE SER DEL TIEMPO

                      ENTRE LAS MANOS

¿Qué hay
Dentro del tiempo
Sino el viento en la fronda del inicio
Del mundo y a su lado
Miradas que se cruzan, que con los pasos
De los seres, así aquellas, se abajan y elevan, van
Del cielo al sendero,
y del ensueño el vértigo de una avenida?

¿Qué sino el no saber ni poder ser, justa
De armas intangibles y ajenos
Emblemas de enemigos, que
Vencidos son del   sólo preguntar:
Qué sino la herida en el Ser de ese tiempo
A una vez como del nunca al siempre
De las eras, eriales en
Pasado y futuro, presente tal lo que no está
O el pétalo
Amarillo abierto a la ausencia,
En la azul maceta del abismo, en las manos
Sin líneas ya en  mapa de todas las desapariciones?

¿Qué hay dentro del Ser
Sino el tiempo anterior a la fronda del viento,
El final del inicio de todo cuanto no y nos fuera
Dado en don del dónde,
Desde sí hacia sí, entre otras manos que
Al abrirse sus líneas son espejo y herida, iris
De la espera, círculo, en fin, de la elevación y la caída,
Por todo estar ahí, cuando ese ahí no ha estado ni habrá de estar ?

viernes, 4 de septiembre de 2015

EL DESPUNTAR DEL SER

                                                        ¿CONCIENCIA?

Le fué precisa, por el radical cambio de las épocas en diversas formas de desaparición de lo humano, a K. Graf Dürckheim, abocar el tan eterno como efímeto tema del Sentido, también a la vez personal e impersonal, concreto y abstracto, aunque prima la historia:

"Cada tiempo lleva en sí el que le ha precedido.  Y cada tiempo ve cómo de él surge uno nuevo. El tiempo nuevo, que nos llega, debe abrirse paso a través del que está partiendo".

Juego de ajedrez de la intemporalidad con lo temporal, en el cual cada planteamiento es un actuar siempre distinto y siempre distante. Y continúa en claro equívoco: "Lo que ha llegado a ser se defiende como con la rigidez de la edad, así como con la buena conciencia de la rutina. Lo nuevo presiona con la torpe impetuosidad de la energía todavía inexperta. La dignidad de la tradición, la gloria de los antecesores, aureolan lo antiguo, pero el cansancio y el hastío marcan lo que ya está tornando en vacío", dice desdiciéndose en su posterior discurrir dentro de un marco de creencias, para concluír: "El resplandor de una promesa marca un nuevo alborear..."

El epígrafé del M. Eckart habla de un rompimiento por fuerza de su propia luz en toda alma, tras el cual brotaría -en condicional es nuestro- el amor, o un amor para hacer  acceder a otro orden a la propia alma. ¿Cuál?  

BAJO EL CIELO: GLORIA POSADA

                                              UN LIBRO O ALA

Que se reúna y edite un libro de Clombia en la Universidad Veracruzana, de México, es una confluencia de líneas del tejido de la poesía latinoamericano desde lo poético del temple de Colombia.  Es: BAJO EL CIELO, de G. P.interesada como toda mente del arte de hoy en el
intercambiarse de la teoría y exégesis de las artes.

 Una antología que, prologada por el mexicano Adolfo Castañón, reúne poemas de esta autora fechados entre 1985.2011. Su motivo más próximo a la esencia sería la busqueda. ¿Dónde o cuál?  En los propios espíritu y visión suyos, en el lenguaje, el sentir y la naturaleza (ésta última en contraste con episodios y aceras de la ciudad: luces de neón, parajes acaso en olvido o desdén, estados interiores que vienen de escenas dadas en la extrañeza, seres y evocacionas, a más de una sucesión de alusiones a pasajes del árte y de la cultura europea clásicos y aún sacros más intemporales:

       CLARA DE ASIS

Hablaba con los animales
Era el amor
Al pasar por el jardín
Las flores tenían otra intensidad en el color
El aire tenía un aroma
Era el bosque...

Eros y Thánatos entre las manos que toman la pluma y los ojos que miran a la sombra. Como en el oírse, en el decir y en el Ser, hay grietas, por las cuales no habla el poema de alguien o algo sino con y por algo o con alguien, en la apropiación de lo alegórico tanto como de lo simbólico, que hacen en este poemario otro, tal vez más alto, cruzarse de líneas que diseñan tanto el misterio como el abismo. Un componer lacónico, en lejanía de los apoyos formales que socorrían a la poesía anterior a las vanguardias.

Gloria Posada es aquí la lectora de los poemas del otro ser que la habita y le mira vivir. Nombres, hojas y páginas, situaciones como la interperie y lo que es acaso más diciente, un poema en el cual está trazado el dibujo de un círculo, Parecería una prisión, pero es un vuelo, como las huellas en la arena de un horizonte siempre inalcanzable.

Brillo de sol en arena
Ilusión y espejo
Reflejos del rostro
Son partículas de desierto

Las tensiones que se dan en la mente creadora son como las corrientes subterráneas o como están y existen independientemente unas de otras las palabras el el verso.  Sería una figuración ya del Destino, como el intercambio del pasado en futuro y de lo futuro en lo que ya no ha de regresar...
Trazos de todas las artes, sobre el lienzo, el pentagrama o las cuerdas de un violín, de una gitarra flamenca que reproduce los ecos lanzados desde unas cumbres -las de su lar en Colombia- más altas que las de las nevadas de Europa.

 Discípula, pues, de sí misma y a pesar suyo, crea una maestría para ningún otro discípulado en el "hacer", sino para la preparación de aquel desconocido " poeta futuro", de L. Cernuda, poeta éste de la generación del 27 española, quien fuera hallado por la muerte en México. Olas también, lejanas como nieblas hechas para la razón poética y esa fracción del tiempo que determina todo lo humano: la hora de hacer la pregunta por el propio preguntar.