miércoles, 29 de junio de 2016

ES...


                                                       ...UNA LÍNEA

Que al trazarse y estar allí, indica lo lineal. Antes esto último imperaba sobre la mente de quien la trazara, pero esa mente está hecha se superposiciones, a la manera de bandadas de pájaros que vuelan en exacta formación.

Entre las manos
Auqllo que antes estuvo
Delante de los ojos cerrados.

Ninguna de una u otra figura es cumplida por el pensamiento, que de linealidad está hecha de superposiciones, en asociación de distantes objetos subjetivos.

Es la existencia en su abigarrado darse a ver,,,Línea del aire por entre el aire mismo que la sostiene en gratuidad y don; cordel de una campana; superficies pero no ondulaciones. Se actúa en quietud.

Hierba
No hollada,
Huellas en la hierba.

Raíles del bon vieux chemin de fer...

La ensoñación es un cruce de las sendas perdidas, como es un encuentro en tal cruzarse...De Jack Hirschman dos breves líneas:

                                              Oh, bajo las estaciones
                                              Oh, bajo las estaciones y el mar.

La lluvia cae en líneas de agua hacia el agua, y parece que el agua ascendiera...La lluvia asciende al cielo y parece que el cielo descendiera. Más que mirarse, como a una línea, la lluvia se oye...





viernes, 24 de junio de 2016

ADOLFO CASTAÑÓN: "Poema en lluvia" y ALFREDO PÉREZ ALENKART: "Diez..."

                                                           DE LOS E-MEIL

E-MAIL de las uniones entre el misterio y el azar y el delirio de lirios...Las vidas nuestras que, en medieval parábola de río, irán a una mar, para ésta saber de nuestros rostros verdaderos; los paisajes del alma en parábola de un lago al cual se lanza un guijarro y sus ondas se expanden hasta su desaparición en el devuelto espejo de nuestra verdad.Ellos, Con el autor de LA CIUDAD DE IS, Daniel Arango, saben que: "Yo en realidad no puedo mirar la poesía sino como una fuerza perpetuamente libre, como un encanto superior que aparece en cualquier sitio, el más adverso, y es capaz de nacer también, como Dios, en un establo" El cruce incesante de mensajes por ocasiones que un oficio del mundo va tejiendo -bajado el signo  de LA NUBE DEL-NO SABER-, y el sistema en encuentros que es el vivir mismo por sobre toda otra idea de la Vida. Río y  lago como ir hacia algo y como darse al reflejo de algo...En Castañón, el:
                              POEMA EN LLUVIA
                                Mil ojos
                                armadillos
                               flotan en tu recuerdo
                               lunas menguantes
                               en el cielo matutino
                               dejan en la piel
                               vagabundo aroma de naranjos
                               te envuelve en su manto
                               de ojos asombrados
                               abren una red de libélula
                               para atraparte
                              (¿por qué soy tuya?
Reino de los afectos -cada latido del corazón un museo de los oficios) que da en una fronda donde como los pájaros, cuando en el amanecer el sol saluda al mundo con su luz, llenen el firmamento de respuestas.Una vuelta hacia  él hace que abajemos los ojos al sendero trazado por el roce de calenda y mirada... Tal los E-Mails intercambiados entre quien redacta este BLOG y los nombres de los dos seres de excepción que encabezan la presente "Entrada". En Pérez Alenkart: Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis. Siete, Ocho, Nueve y -se transcribe- DIEZ:
                             Piadosos vientos
                             traen silabarios
                             para confidencias
                            luego del bautismo.

                            Descansa el alma
                            si oye al profeta
                            purificándole
                            con agua de vida.

                           Nacen parábolas
                           para oferentes
                           orando al Señor
                           pleno de misterios.

                           Las ceremonias
                           son al anterior
                           por sólo la fe
                           vuelta más amor

 De ellos la lección de aquello que todo ser humano debe sólo hacer: estar allí,  en su Sentido y en su andar,en obediencia y en ofrecimiento ante lo inmaterial, sabiendo que sus respuestas a todo vacuo asunto del hacer por estar a la vista en el escenario y abecedario de las Letras, es como las de los pájaros al Sol -"la única semilla"-, cuando se inicia ya la tarde en mi vida. Con otro colombiano,  por PRONTUARIO DE INFINITO,  Eduardo Mendoza Varela: "Al escribir esta página por una urgencia espiritual, estuve seguramente tentado a una obligante referencia a lo angélico. Sabía, en efecto, que no se trataba aquí meramente de una verdad histórica, del invento, digámoslo así, de una sociedad definida, sino de un dato, del signo gustoso y eficaz de un descubrimiento del espíritu".

jueves, 23 de junio de 2016

CONSTRUCCIONES I

              CONTRUCCIONES
Esta hora está
Lejos,
Así unas palabras
Nunca dichas. No. Un acto
Desde la herida
Que nos habita y así nos deja.
                     ***
Deben hacerse
Las desapariciones
Cuando "algo" aparece dentro
Del vivir al pasar que es detenido:
Vértigo...
                   ***
Paso de sí,
El nuestro en nosotros
Y aún sobre otros surcos en
Los párpados
Que nos encierran hacia lo abierto.
                 
                  ***
Espera
De un movimiento
Afuera,
En quietud interior.
Aire tal vez. Espacio,
Aceras de las calles bordeadas
De césped. No hacerlo...
                 ***
¿Cuál
Este detenerse
En la anticipación
Del  ir?
Al lado aquello que es alado:
Voces: voy,  habré vuelto.

domingo, 19 de junio de 2016

LOS POEMAS DEL INVIERNO, de MARIO RIVERO

                                               NOTA DE J, G, M, 
                                 A LA EDICIÓN EN GOLPE DE DADOS

A la poesía de Mario Rivero llegan LOS POEMAS DEL INVIERNO como una estación que es también una edad, en cuya luz se unen las imágenes y el pensamiento. Con su venida desciende la belleza de la serenidad, la paz de la certeza, de la aceptación, de la final desprotección y el aislamiento esenciales a la vida. Van al recogimiento, en el cual se abren las palabras al interior de los seres o a su vida secreta, sola y única, el amor que ya es duelo y hace que el verso esté en comunión impar con lo oculto, callado o sagrado en el hecho de vivir. En las gotas de lluvia, igual que en la caída de la nieve, habitan el sosiego y la entrega de quien sabe que a nada pertenece, o tal vez sí, pero a algo que lo excede. Es su región lo blanco y van a una transparencia, la del desprendimiento, a  donde acaba la experiencia poética.

APÓLOGO CHINO

-"Dijo el amigo al amigo, sobre el puente: mira qué alegres están los peces en el río.
El otro replicó:
-¿Cómo tú, no-pez, conoces la alegria de los peces el en río?
Y el primero respondió:
-Por mi alegría sobre el puente".

HORAS

                                                         EL ASALTO

Pero no es -son- el tiempo que de su mano pasa, sino en su pasar nuestros más secretos estados interiores, mentales y afectivos; las estaciones de la conciencia ante nuestro ser, su relación consigo y el "afuera". En figura ideal, esas estaciones deberían darse como el pasar del tiempo, en una continua línea inalterada, no afectada  por el movernos en un ajeno entorno. La sola puesta en movimiento que también es alteridad y herida por la proyección subjetiva de cuanto ha de venir y de hacerse en calidad de movimiento nuestro expuestos en el mundo.

Un salir de nosotros, pero el no hacerlo es resguardarnos en un paraje que niega el devenir -que es ir- de la vida nuestra entre las demandas de la vida. Violencia de ser arrancados de nuestro interior para pasar a un actuar y a un movimiento, que deberíamos hacer en ideal en domino de esos estados de lo subjetivo.  Hay que ir hacia otros lugares, a otros hacere, en un estar al descampado. Nada altera en su ser al tiempo, pero sí es daño a nuestro ser fuera del tiempo: la intimidad, que a la vez que se halla protegida,  niega el darse de la vida ente nosotros, su asalto...

miércoles, 15 de junio de 2016

SIETE POEMAS DE GLORIA POSADA

En versos cuya secuencia va hacia la unión del decir tras un secreto haber visto,  al trasponerse la mirada hacia algo, en la de quien es mirado desde algo, estos poemas de Gloria Posada ya dejan a la poesía de Colombia en el seno de la búsqueda de un lenguaje de lo "real" vivo inmediato y entre las manos, que en otras latitudes del mundo va prefigurando una Poética para el camino de lo real y esencial futuros, pues el norte del "hoy" de hoy a nadie es comprensible, si el imperio del "hacer" ha puesto al ser humano de cara al vacío.                    

               ROPAJE
Residimos
en sombra y luz
bajo techo
o bosque

En el cuerpo
el agua resbala
fuego se adhiere

Buscamos protección
en el lenguaje
en el silencio

            MUTACIONES
Sudor es parte del rocío
aliento del aire
calor del sol
lágrimas
de humedad en Tierra

Piedra es catedral
sendero
cuerpo
casa

Árbol es altar
puerta
silla
cama

Mundo es montaña
desierto
bosque
ciudad

Agua  fuego  tierra  aire

Universo se transforma
y atraviesa vida

             CRISÁLIDA
Nada perturba su silencio
su leve ondulación
en el aire

Se recoge y abre
del capullo surgen alas
Claridad
recibe el nacimiento

Quietud del vuelo
sueño con la flor

             ERAS
Como antiguo lenguaje olvidado
que se aprende
o cometa que después de siglos vuelve
o amado perdido en la guerra
que retorna

Como tesoro hallado
entre ruinas
Mariposa que surge del fuego
Libro rescatado de cenizas

Como agua que regresa
a fecundar la tierra
y saciar toda sed

Así transcurre
Existencia
descifrando señales
como resplandores
en tiempos sombríos

                HADO
Montaña tras montaña
al horizonte nunca llegamos

Promesa es un nuevo día
sol o lluvia
es destino de la espera

Anhelamos lejanías
de luna que gira
en torno a Tierra

Astros orientan mareas
sangre recorre cuerpo
Vida surge en rocas

Universo que se expande
hasta un vientre
donde nadie existe

  ENTRE PENUMBRAS
Luciérnagas palpitan
astros sin órbitas
conjuran noches

Luz es cortejo
en soledad
mensaje renovado
en densidad de tierra

Fecundidad
traspasa límites
une separaciones

     ELLA
Esplendor
sombra
tránsito
encuentro
paisaje
de vigilia y sueño

Pasado
presente
sin orillas

¿Habita en nosotros
o sólo una vez nos visita
Se gesta como capullo
es instante fugaz?

Permanece
y el final es su abandono
O viajera
llega
somos su despojo

Estáticos o errantes
¿Cuál será nuestro cielo?

martes, 14 de junio de 2016

¿UN RETORNO?

¿Cuánto
Se ha perdido,
Cuál es el deterioro?

Era esbelto
Mas que sus armas
El brillo de sus actos
Si el corazón latía con causa.

Mas en desmedro
Le vinieron
Y él a sí se vino en refugio
Que pareciérale ir hacia lo alto.

No lo era; hoy
Lo ve y siente en
Carne propia, la suya ajena
Hoy...Y va desconociéndose.

Para que el arnés
Vuelva a su sitio y él
Tras éste en el lance ahora
Instante tras instante a que su estar dure.

miércoles, 1 de junio de 2016

LAS CONFIGURACIONES

                                                             TACTO

Desde la vida hacia la persona: pero se contraponen; desde una persona a su vida: sistema de las conciliaciones...A algo se da figura: a la materia, a las vías del vivir, a un mundo que se muestra por una entidad física, como la Grecia clásica por las columnas del Partenón. En el ser humano la mirada y el llanto, los actos, las pisadas; ese indescifrable reino de los afectos íntimos que, al cabo, nos confiere una forma intransferible.

                             ¿Y ha de morir contigo el mundo mago?

Para don Antonio. Los objetos dispuestos sobre nuestra mesa y sobre nuestra psyque...Cae en algún lugar la nueve sobre un cementerio y se hace la blancura en pureza.Las configuraciones son también duelos,  despojamientos, a los cuales se llegaría gracias a un saberse. Páginas de un libro antiguo que se ojean y hojean alternativamente para el tacto de las manos y el alma...

                             Olas
                             Que rompen en los acantilados;
                             Arena
                            Que cambia de forma en los desiertos
                            Y la dificultad
                            De un pensamiento entre los pensamientos.

Entonces, sin el sueño, el cansancio que aguarda todas las líneas de los amaneceres, o una sola línea que, al avance de la orda de las horas, va cambiando en su tonalidad y en su llamado.