miércoles, 28 de septiembre de 2016

HOJAS Y AIRE

                                   AIRE ENTRE LAS OJAS

Aire o viento que se hacen palpitación de las presencias; aliento o aire que viene y va bajo un firmamento a nuestro corazón; estaciones a solas del transcurrir o del irse del tiempo y de esas presencias: fugacidad por la eternización...No saberse en el sitio fijado de un saber otro, trascendente: conciencia de las horas, del movimiento de las manos, de los espacios o escenarios con sus indicaciones. Música de ese viento que viene de lejanas montañas, del aire ya como algo tangible y en figura que señala una senda; pasos por lo etéreo y por el sentimiento, Amaneceres que se abren con la ausencia de respuestas a todas las preguntas, pero que en los ojos que se abren son sólo un preguntar. Llamado de voces interiores, esas las únicas que nos acompañan, si en consolación, en demanda de verdad y también en el seno de un explicar el sólo estar allí, aquí, haciéndonos por cuanto nos deshace...Luces, sonidos de campanas lejanas, firmamentos que aíslan de las cosas del mundo para un vaciarse que deviene en vía para un ser llenados, colmados en el ansia de sentido. Ojos que sin saberlo nos siguen en custodia; objetos interiores nuestros que en cada amanecer es necesario volver a disponer sobre la mesa de nuestros afectos. Sí, paso de las horas en la anticipación, un haber ya pasado cuando aún no han venido, pues que que ese aire entre las hojas es a un tiempo anuncio y cumplimiento.Primero y último canto de los pájaros al elevarse y al descender...

viernes, 23 de septiembre de 2016

MIRADA POÉTICA

                                                O SER MIRADOS

La mirada poética no es la exclusiva del poeta -de aquel que hace poemas- sino ese ver las cosas atravezado por un sentimiento que en todo ser humano se da desde su más íntimo adentro. Es un vibrar al unísono con ellas, y al tiempo un dialogar, que, tras hacerlo, deviene  en autodiálogo...

Esa mirada es pues, un llamado a que oigamos nuestra propia voz, para desde ella reconocer la materia de los estadios secretos, intransferibles a todo lenguaje, del palpitar de nuestros corazones al ritmo del viento que mueve los trigales,

Y es también el limo que en la playa de cada día nuestro deja la vida misma como senda que, a cada ola  nueva cambia, si entendemos las olas por las horas...Y el tacto también mira: lo que tocamos y aquello por lo cual somos tocados...Pero lo que, al cabo, ve esa mirada es aquello que nos mira desde lo más secreto del misterio...

lunes, 19 de septiembre de 2016

LO ACTUAL

                                        ¿ACTO Y CUAL?

El sentimiento y la mente como actuales, están determinados por un pasado que difiere de esta actualidad.

                                                   *
Lograr volver a ver hacia la vida, si nos es dado vernos nuevamente...

                                                  *

Imposibilidad de actuar por los efectos de la anticipación, pues el escenario desde el cual se anticipa, retiene en el estado afectivo que en su seno se abre.

                                                 *

Desde un acomodarse a los sucesos, al sentimiento que vendrá cuando hayan ya pasado.

                                                 *

Luces y superficies distintas, diferentes lugares en las horas del día.

                                                 *

Un detenerse a mirar como impersonal ese venir de los sucesos cauce arriba...

viernes, 16 de septiembre de 2016

APARICIONES

                                                 DESAPARICIONES

De ellas,está primero la de una hora tras otra; algo deja atrás que ha de transformarse, y algo hay adelante que ha de transformarnos...Espacios de lo exterior y la interioridad.

                                            Lo que tengas te somete
                                            Lo que aceptas te transforma

Por ellas, el pensamiento nuestro va siguiendo su curso, sin atender -pues no le es posible- que insensiblemente el sendero de la mirada, del caminar y del sentir, va cambiando su curso y transformándonos dentro de una zona casi prerracional, que al cabo determina también los pasos nuestros. ¿Esos pasos son en realidad nuestros?

Todo cuanto no está a nuestro alcance sabe más que todo aquello que creemos saber o conocer, pero el conocimiento en sí, sea de lo que sea, nunca nos será accesible...En una, en toda hora, la aparición primera es para sí misma, como también las desapariciones.

Ley también de los encuentros. Ley de las pérdidas, ley de las uniones. Ante el abismo está lo pleno de sí, que se abre y de guarda, se protege y expone, como se pone en movimiento y se inmoviliza...