miércoles, 25 de enero de 2017

MAR ALTA

                                 SÓLO UNO FLOTABA

El barco -Raquel-  navegaba hacia las más altas olas que en el puerto, desde el día anterior, se habían anunciado. Era casi el final de la tarde y el viento arreciaba; iba el capitán en comunicación con otra embarcación -Luz de Luna- , a la cual por la radio le había llegado la confirmación de olas hasta de 20 metros de altura, y ni una ni otra embarcación tenían el calado suficiente para enfrentarse a ellas.

Al timón de Luz de Luna iba una diestra mujer en la navegación en aguas de olas semejantes en otras latitudes. Una vez zozobró, pero helicópteros de la guardia costera pudieron rescatarla a ella y a la tripulación toda. El Capitán del Raquel oyó la alerta y pidió a los marinos que bajaran y se pusieren a seguro amarrándose con cordeles a las columnas de la que una vez fuera el soporte de la arboladura. Se quedó solo en el puente...

Y llegaron más anuncios de que se alejara del temporal y de aquella mar alta No lo hizo, pues se creía capaz de enfrentarlas, más que otra cosa desde su estado de ánimo,  y a cambio de alejarse, dió desafiante y entre una abierta risa de confianza, más velocidad a los motores.La lucha fué intensa como nunca lo había sido, se hacía noche en los cristales de las angostas ventanas delante del timón por el agua oscura que los golpeaba.  Y la ola vino...

martes, 24 de enero de 2017

SOMBRA

                                             SOMBRA

El encuentro de sí por entre pérdidas, sabiduría de una vacua estación de posesiones, para en ellas detenerse; ser detenido, no lograr avanzar hacia otra luz, hacia una iluminación tras de los párpados que se han cerrado.

 Lejos, los senderos más íntimos asisten a que hasta ellos lleguen las señales de lo otro, y deberá reconocerse en ellas, sobrepasando la línea de su horizonte ajeno y a la vez originario.

Toda pérdida cuida lo perdido, así como al Ser no se opone la Nada sino el no haber sido aún, no haber tomado aún figura en las presencias, pero existiendo desde antes de sí mismo.

La pérdida de sí por sobre los encuentros, que ahora hacen parte, no de un horizonte sino de la inmaterial gravitación del azar en la conciencia anterior a los actos. Es también la pureza del no-haber, de un no llegar y sólo estar ahí, en testigo de sí y en testimonio de su negación...

Vendrá el mediodía, la inconsciente canícula, antes de que se inicie la luz del fin del día, ahora apremio, como aquello que no podrá guardarnos en la sombra que ya en su cercanía, con el aire, engendra. Desde la sombra se presiente la luz de un firmamento sólo allí, aquí, acaso en otro aliento de la vida...    

lunes, 16 de enero de 2017

"SU"

                                                             PAZ



Abandonarse
A su abrigo, cuando
Aún no se lo ha encontrado...

Y encontrarse acaso
Entre ese abandono como pédida
O floración de párpados e imaginaciones.

miércoles, 11 de enero de 2017

ACTO

                                           SIN ACTOS

Del final de la luz, otra oscuridad súbita, sin origen, acaso por la ausencia de algo originario, por la ausencia de algo ya originado e inalcanzable, pero sí un horizonte real, un lazo, un hilo, una mano tendida si los ojos buscaban, no en el afuera sino en "otro" dentro, el de un estar consciente, estar y serlo por haber ido gestándose entre nieblas interiores, silencios y esperas.

No la espera pero si el esperar, como un estar allí en lo indescifrable, que de súbito viene y cubre todo como el manto de algo desconocido...

                     Círculo de la luz
                     Voces
                     Unos pasos con la hora

Verde tapiz alado del temor que deshace lo temido, o de un no poder entre la lid que ella misma ha propuesto ahora, cuando nadie había que justara. Paso de cada instante; superponerse de todos los instantes, sí, en la llegada que ha sido partida.

Los ojos que se cierran a las sombras, al tiempo, al Ser...Los ojos que quisieran abrirse a sí mismos al cerrarse, entre actos tocados por la pérdida, que no es lo perdido:

                    Volver a unos versos,
                    A un rostro, aquel de quien
                    Dice ya haberlo hallado todo.

Ser un día, en una inesperada fracción de lo eterno, al fin hallado, ganado para sí. Consolación por el vacío que sostiene, que detiene el naufragio y otorga contenidos de conciencia.¡Ay! Saberse...

domingo, 8 de enero de 2017

ESTÁ...


                                                               ¿ESTARA?


Anécdotas de vida y estados de conciencia...

                                                      ***


Hay, al borde del camino, una señal que, en otro tiempo y construída en madera por algún lugareño para extraños, mira hacia abajo. Indicaría un punto de llegada que serviría de abrigo.

                                                     ***


 ¿Existirá aún aquel paraje? ¿Existiré aún ya él desaparecido?

                                                     ***

Los objetos guardan las voces de aquellos que los construyeran, en especial las tallas en elgunas de las piedras preciosas que esconde la tierra.

                                                      ***

Incertidumbre por toda certeza; se anticipa por lo recordado...

                                                       
                                                     ***

Desde la cumbre se avista el abismo, como desde el abismo la cumbre no es visible. Entonces, sin importar si se está arriba o abajo, los ojos se cierran para que uno y otro de los puntos contrarios se abracen.

                                                     ***

Un lago, ese lago al atardecer; los juncos en la orilla de aguas turbias.

lunes, 2 de enero de 2017

¿CAMBIO O PASO DE TIEMPOS?

                                              DE AÑO A AÑO

Nada, en su esencia, cambia o pasa la línea demarcada en lo invisible para hacerse algo otro que, al cabo, es de la misma materia. Cambio o paso del nombre y número de un tiempo, a otro que le sigue, pero el cual lo esperaba y, en el fondo, era anterior a él...

Pasos del tiempo en años contados por calendas, así el viento en las velas de las naos, que irán siempre sobre la superficie de una idéntica mar. Toda fecha es la flecha que acierta en la herida del tiempo asignado a cada vida.

 Ni paso ni cambio hay en los años, sino en aquellos sobre quienes ejerce su accción depredadora: la cifra de un nuevo año es un regalo al deterioro y a todas las desapariciones.

                                        Hoy comienzo el día de ayer
                                       Con palabras y con deseos;
                                       Ya los zapatos tienen polvo
                                       De mañana. Sin excepción,
                                       Los pasos se me vuelven huellas.
                                                                            E. C. L.